Análisis del Comercio Exterior Argentino - Primer Bimestre de 2018

El comercio exterior de la Argentina en los últimos 6 años se ha caracterizado por una caída respecto
de sus valores máximos de inicios de la década. En 2011, las exportaciones argentinas habían
alcanzado la cifra de 84.000 millones de dólares y las importaciones, 74.000 millones. A partir de ese
punto, ambas partidas comenzaron a reducirse y amesetarse notoriamente.
Durante los últimos dos años se ha producido un nuevo ciclo, caracterizado por un crecimiento muy
importante del déficit comercial y una diferenciación entre el comportamiento de importaciones y
exportaciones. Mientras las exportaciones se mantuvieron prácticamente estables en 2016 y 2017,
aumentando 1,7% el primer año y 0,9% en el segundo, las importaciones modificaron su
comportamiento: primero cayeron 6,9% en 2016, y luego crecieron 19,7% en 2017, iniciando desde
ese momento una fase de crecimiento elevado.
En el primer bimestre de 2018 las exportaciones estarían mostrando una cierta respuesta creciente, al
crecer un 10,1% respecto al mismo período de 2017. Por su parte, las importaciones elevarían su ritmo
de crecimiento, al aumentar un 29,3% en enero y febrero de 2018. Aunque sólo se disponga
información de dos meses, hay que seguir con atención este comportamiento en las próximas etapas.
La caída de las exportaciones obedece a una serie de factores nacionales e internacionales. Entre las
primeras podemos encontrar:
1. El incremento de las restricciones al comercio, impulsado por el proteccionismo de Estados
Unidos.
2. La economía mundial que no termina de salir de un ciclo de bajo crecimiento con
repercusiones negativas sobre el comercio mundial y particularmente sobre América Latina.
3. La reducción del crecimiento de la economía china
4. La crisis económica y política de Brasil, principal socio comercial de Argentina, y mayor 

comprador de productos industriales
El mundo tampoco se encuentra libre de riesgos. El incremento de las restricciones al comercio,
originado por una guerra comercial iniciada por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump; el
endurecimiento de las condiciones internacionales de financiamiento, que produce un aumento de las
tasas de interés que fijan los bancos centrales de las economías avanzadas y que podría generar una
salida de capitales de los países emergentes; el aumento de las tensiones geopolíticas, que podría
afectar la paz mundial, el equilibrio internacional y la actividad económica mundial. Son todos factores
que hacen posible un fuerte cambio de escenario
A nivel local, una serie de factores provocan que las exportaciones no crezcan en la medida que lo
hacen las compras externas:
1. la sequía que está sufriendo nuestro territorio que podría ocasionarle pérdidas de alrededor de
4.500 millones de dólares y una reducción en el crecimiento del PBI de 0,5%.
2. Los altos costos de la logística de las cadenas de producción
3. los aumentos de precios internos que han reducido el efecto de la devaluación inicial del tipo de
cambio y que le resta competitividad precio a los productos locales
4. la falta de planes de mediano y largo plaza para aumentar la potencialidad exportadora nacional
Esta situación que afecta a las ventas externas es muy importante ya que Argentina se encuentra en un
momento en el que se registra un aumento del déficit de Cuenta Corriente muy elevado, que ha llevado
al Gobierno a tomar la decisión de financiarlo a través de deuda pública. Como ya lo han reconocido
los mismos funcionarios, el crecimiento del mismo no puede ser indefinido porque hará muy difícil la
sustentabilidad del crecimiento futuro. Por esta razón, se requerirán con urgencia las divisas generadas
por las exportaciones para hacer frente a los gastos de intereses y capital que la deuda genera.
Análisis del intercambio comercial argentino
En ese contexto macro en que se halla inserta la Argentina, no es extraño que las ventas externas
tengan dificultades para expandirse y que haya grandes volúmenes de saldos mundiales de productos
buscando mercados a los que dirigirse. Durante el primer bimestre de 2018, las exportaciones
argentinas crecieron un 10,6%, mientras las importaciones lo hicieron un 29,3%. Ello provocó un
fuerte aumento del déficit comercial, que pasó de 268 millones de déficit en enero y febrero de 2017, a
1.873 en el mismo período de 2018.
Por el lado de las exportaciones, las mismas registraron un crecimiento dispar. Los productos primarios
crecieron un 24%, los productos manufacturados crecieron un 5%, los bienes primarios agropecuarios 

crecieron un 12,7% y los combustibles crecieron un 78%.
Las manufacturas crecieron un 5%, dada la caída de 5% de las ventas de manufacturas agropecuarias y
al importante aumento de 19% de las manufacturas industriales.
Si se analiza la composición de las exportaciones del primer bimestre, se advierte que los productos
primarios representan el 25% de las exportaciones, las manufacturas agropecuarias el 35,7%, las
manufacturas industriales el 30,7% y las exportaciones de combustibles y energía el 8,5%.
En el caso de las compras externas, los diferentes rubros de importaciones tuvieron un comportamiento
más regular. Las importaciones de bienes de capital y sus repuestos crecieron un 22%: 18,3% los
bienes de capital mismos y 26,8% las piezas y partes.
Los bienes de consumo agrupados aumentaron un 30%: los automotores de pasajeros aumentaron un
35% y los bienes de consumo crecieron un 26,3%.
Finalmente, los combustibles y lubricantes crecieron un 58% y los bienes intermedios un 34%. 
Comercio Exterior Argentino - Primer Bimestre de 2018 – Página 5
Av. Belgrano 124 Piso 1 (C1092AAO) Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Tel: 5411-4342-0010 – Fax: 5411-4342-1312
En el caso de la composición de las importaciones, 40% de las mismas son bienes y partes de bienes de
capital: 21% son bienes de capital mismos y 19% son repuestos y partes. Por otra parte, 23,5% son
bienes y artículos de consumo agrupados: 13,8% son bienes de consumo y 9,7% vehículos de
pasajeros. Finalmente, 7,5% de las importaciones son combustibles y lubricantes y 28,3% son bienes
intermedios.
Un dato importante ha sido el aumento de las exportaciones industriales de un 19,3% en el primer
bimestre del año. En estos rubros se han destacado los aumentos de los productos químicos en un
15,7%, las materias plásticas un 11%, los metales comunes y sus manufacturas un 47% y el material de
transporte terrestre un 40%. En valores absolutos, en el aumento total de 450 millones de dólares de las
manufacturas industriales de enero y febrero, pesaron los 236 millones del aumento de material de
transporte terrestre, los 151 millones del aumento de los metales comunes y sus manufacturas y los 72
millones el aumento de los productos químicos. 

Si se analiza las exportaciones por destino, qué se exporta a cada zona económica, se puede recrear un
mapa de las ventas externas del país y lo que se exporta a cada región del mundo.
El Mercosur implicó ventas por 1.959 millones de dólares en el primer bimestre de 2018. De ellas,
60% son manufacturas industriales (1.170 millones) y 18% son manufacturas agropecuarias (344
millones). En el segundo destino en importancia, la Unión Europea, donde se exportaron 1225
millones de dólares, el 25% de las ventas son manufacturas industriales y 54% son manufacturas
agropecuarias. En el caso del tercer destino, el NAFTA, a donde se exportaron 1.017 millones en dos
meses, 48% de las ventas son productos industriales (492 millones) y 16% son manufacturas
agropecuarias (166 millones). En el caso de la ASEAN (Sudeste Asiático), el 4° destino en ventas, a
donde se exportaron 1.006 millones, solamente 1% fueron industriales (15 millones) y 53% (533
millones) fueron agropecuarias. En el caso de Magreb y Egipto (países árabes) a donde se vendieron
599 millones en enero y febrero, 1% fueron bienes industriales (4 millones) y 52% fueron productos
agropecuarios (314 millones). En el caso de Chile, a donde se vendieron 459 millones de dólares, 33%
de las ventas fueron industriales (153 millones) y 30% agropecuarias (139 millones). Para el resto de
ALADI, a donde se vendieron 484 millones de dólares, 39% fueron ventas industriales (188 millones)
y 27% fueron agropecuarias (132 millones). Por último, en el caso de las ventas a China, a dónde se
exportó 463 millones de dólares, 11% de las mismas fueron MOI (49 millones) y 47% fueron
agropecuarias (218 millones).
Si, se analiza a dónde se venden los productos de más valor agregado, se tienen algunos datos para
remarcar: el 42% de las ventas de manufacturas industriales se envía al Mercosur (1.170 millones), el
18% al NAFTA (492 millones), el 11% a la UE (309 millones), el 7% a Suiza (202 millones), el 7% al
resto de ALADI (188 millones), el 5% a Chile (153 millones), y el 3% al SICA (Centroamérica, 72
millones). Agrupando esos 7 destinos, se alcanza el 93% de las ventas de manufacturas industriales.
Si se analiza el destino de los productos agropecuarios, la distribución geográfica es menos
concentrada: el 20% se exporta a la UE (663 millones), el 16% al ASEAN (533 millones), el 11% al
Mercosur (344 millones), el 10% al MAGREB y Egipto (314 millones), el 7% a China (218 millones),
el 6% a Medio Oriente (196 millones), el 5% al NAFTA (166 millones), el 5% al Resto del Mundo
(150 millones), el 4% a Chile (139 millones) y el 4% al Resto de ALADI (132 millones). Agrupando
esos 10 destinos, se reúne el 88% de las ventas de manufacturas agropecuarias. 

Conclusiones
A pesar que la información disponible del primer bimestre no debe tomarse como definitiva para el
resto del año ya que la base de comparación (enero y febrero) es muy estrecha, debe seguirse el
análisis de los próximos meses por algunas de las tendencias que empiezan a vislumbrarse.
En particular, conviene recalcar algunas de las cuestiones señaladas en el presente informe.
• La situación internacional no representa el mejor escenario para un repunte del comercio
exterior del país. El presente no es el mejor momento para lograr un crecimiento de las
exportaciones.
• A pesar de ello, dado el tiempo que se requiere para implementar un plan nacional para
promover las exportaciones y que el mismo genere resultados, es muy importante delinear y
presentar el mismo, consensuarlo con los principales actores e iniciar su ejecución. El hecho de
que el horizonte temporal del mismo exceda los tiempos de las gestiones presidenciales no
permite que una prioridad de esta naturaleza se cristalice.
• Ligado a la situación internacional, el hecho de que los grandes países exportadores no puedan
colocar su producción en el mercado mundial y haya un saldo de productos buscando nuevos
mercados, debe mantener a los organismos nacionales alertas para montar una estrategia
adecuada para nuestro país y no descuidar a los sectores productivos y exportadores.
• Dada la situación imperante en nuestro país, que implica una situación de elevado déficit de la
cuenta corriente del balance de pagos, los principales desafíos del comercio exterior argentino
deberían ser equilibrar el balance comercial y aumentar las exportaciones con valor agregado.
• Como viene sosteniendo AIERA a lo largo de su historia, los desafíos principales pendientes de
las últimas décadas pasan por lograr diversificar la matriz exportadora y lograr un aumento de
los productos con alto valor agregado para impulsar el desarrollo nacional. En este sentido,
todavía queda mucho por recorrer.

Fuente: AIERA

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875
Villa Sarmiento, Buenos Aires.
TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Alicia Moreau de Justo 1120 -

3 Piso of. 306 "A".

TE: 5411 5279-4741