Empresarios de Córdoba ya tienen U$S 1 millón para novedoso proyecto de exportación: aceite de ricino

Detrás del plan están dos agroindustriales, de dilatada trayectoria, junto con sus hijos.
Crearon la empresa Castor Oil para producir aceite de ricino, que prevén vender al exterior.

Quienes se reúnen todas las semanas para jugar un “picado” de fútbol con sus amigos probablemente no sepan que la mayoría de los botines que calzan son elaborados con un plástico que tiene, como una de sus principales materias primas, el aceite de ricino.

Se trata de una planta que en general crece o se cultiva de manera silvestre, pero en Argentina quieren producirla de modo estandarizado, para luego moler sus granos y comercializar su aceite a nivel global.

El novedoso proyecto es encabezado por dos emprendedores cordobeses con un pasado de relevancia en la agroindustria nacional: Gabriel Ríos, hasta hace cuatro meses gerente en Terminal 6 (una de las mayores procesadoras de soja del país, propiedad en conjunto de Aceitera General Deheza y Bunge), y Carlos Torre, ex CEO de la unidad Agro de AGD.


Ambos crearon Castor Oil Argentina SA y están acompañados por sus hijos, Ignacio Ríos (presidente de la empresa), y Pedro Torre (director).
“Lo que queremos es producir aceite de ricino para exportación, con el objetivo de atender, en cinco años, al 10 por ciento del mercado mundial de este producto”, resumió Gabriel Ríos.

Para poder desarrollar el proyecto, en tres años los emprendedores ya reunieron un millón de dólares, luego de rondas de inversiones realizadas en las Bolsas de Comercio de Rosario y Córdoba. A eso se suman otros inversores privados que acompañan la idea.

Historia

La iniciativa comenzó hace siete años, cuando Ríos y Torres se contactaron con la empresa israelí Evogene, a través de su subsidiara Evofuel, que desarrolló variedades genéticas modificadas de semillas de ricino, para poder hacer una producción más estandarizada.

Allí comenzaron con las primeras pruebas de 25 variedades, hasta que se escogieron dos que tienen potencial en Argentina, sobre todo en zonas marginales, donde el atractivo para los productores puede ser mayor que el de sembrar los cultivos tradicionales.

“A nivel mundial, los principales proveedores son la India, en 90 por ciento; y Brasil, con el resto. Pero se cultiva de manera muy artesanal, en minifundios, con un procesos manuales. Nuestra apuesta es a producir de una forma más industrial, con siembra y cosecha mecánica”, explicó Ríos.

Añadió que el lugar elegido para instalar una planta de crushing (molienda) es Santiago del Estero. “Una de las ventajas que tiene esta planta es que resiste con mayor fortaleza condiciones de estrés hídrico, entonces puede ser una buena alternativa para zonas como esta provincia o el norte de Córdoba”, explicó.

El objetivo de Castor Oil es comenzar a construir la fábrica en 2020 y llegar a producir entre 80 mil y 100 mil toneladas anuales, para lo cual necesitarán entre 160 mil y 200 mil toneladas de grano (al molerlo, aproximadamente, el 45 por ciento se convierte en aceite). Como en promedio una hectárea arroja dos toneladas, necesitarán conseguir productores que siembren unas 100 mil.

“En cinco años queremos llegar a eso. Es una rampa de crecimiento agresiva, pero al mismo tiempo somos conservadores”, aseguró Ríos.

Con el aceite de ricino se produce un plástico denominado poliamida. Es un polímero con alta resistencia, impermeabilidad y ultraliviano, que se utiliza para la fabricación de artículos deportivos de alta performance (como botines o esquíes), para la elaboración de nailon destinado a la industria petrolera, o para cosméticos, lubricantes y pinturas, entre otros productos.

El secreto del negocio es que está concentrado en pocas empresas químicas demandantes; la más importante, Arkema, de Francia, que es a la que proveería Castor Oil.

“Ellos están buscando sustituir su provisión, que viene fundamentalmente de la India, por algo más sustentable desde el punto de vista del proceso. Ya vinieron a auditar nuestro proyecto; de todos los que evaluó, es el único que aprobó hasta ahora a nivel mundial”, destacó Ríos.

Fuente: LV

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875
Villa Sarmiento, Buenos Aires.
TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Alicia Moreau de Justo 1120 -

3 Piso of. 306 "A".

TE: 5411 5279-4741