Oxígeno para el fisco argentino: el FMI pondrá u$s3.000 millones a disposición y sin condiciones

En el marco de la ayuda del organismo, que hará emisión especial de los Derechos de Giro, el Gobierno espera la ayuda para financiar la expansión fiscal

De una manera discreta pero con una intención firme, el Gobierno trabaja para que el Fondo Monetario Internacional ayude a la Argentina para enfrentar la pandemia del coronavirus. El ministro Martín Guzmán ya lo hizo saber en el último contacto (virtual) que mantuvo con sus pares del G20, y hay movimientos para lograr el respaldo de un grupo de países de ese conglomerado.

Alberto Fernández ya dijo -en público, pero también lo reforzó en privado en diálogo con algunos de sus ministros- que no quiere un incremento en el endeudamiento con el Fondo. Pero las tratativas de las últimas horas van en otra dirección.

En concreto, la aspiración refiere a que el FMI haga una emisión especial de los denominados "Derechos de Giro" (DEG) y haga un reparto entre los países miembro, tal como realizó durante la crisis de 2008-2009.

Esas líneas, en caso de concretarse, son automáticas y no conllevan ninguna condicionalidad. Es decir, el Fondo envía dinero pero sin pedir nada a cambio.

 

La intención del Gobierno es que, por esa vía, el Directorio del FMI envíe alrededor de u$s3.000 millones a la Argentina. Es lo que le correspondería, según los cálculos que hacen en la Casa Rosada, en base a la cuota que el país tiene en el organismo.

En el equipo económico afirman que ese dinero serviría para financiar el déficit de las cuentas públicas, que se agrandará en los próximos meses por los esfuerzos que ya está haciendo el Tesoro en medio de la pandemia y el agravamiento de la crisis económica.

Además, el envío serviría como un refuerzo especial para las reservas del BCRA, justo cuando hubo una caída por las presiones cambiarias generadas por las turbulencias financieras globales.

"Lo importante es que ese dinero sería del Tesoro -no del Banco Central-, con lo cual se usarían para hacer frente a gasto corriente en medio de la crisis, para enfrentar el desplome de la actividad económica", comenta un funcionario que está al tanto de las conversaciones a iProfesional.

El objetivo del Gobierno es que el Fondo apruebe esa emisión extraordinaria de DEG en la próxima asamblea anual, prevista para los días 17 a 19 de abril. Ese tradicional encuentro se desarrollará vía virtual por la pandemia de coronavirus.

Obviamente, la agenda de esa cumbre tomará exclusivamente al shock mundial y existen grandes chances -creen en Economía- de que el Fondo y el Banco Mundial aprueben medidas extraordinarias para asistir a los países.

La evaluación de los funcionarios es que, como ya sucedió hace una década, los países desarrollados tienen un gran margen para adoptar medidas de excepción -es lo que vienen haciendo tanto Estados Unidos como la Unión Europea, con emisiones de dólares y euros históricas y bajas en las tasas de interés-, mientras que los organismos se focalizan en los países más pobres.

De hecho, ayer miércoles, la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, se mostró a favor de que se suspenda el cobro de la deuda externa de las economías más pobres, la mayoría africanas.

Para las economías emergentes, el Fondo puso a disposición líneas especiales por unos u$s50.000 millones. Pero la Argentina se encuentra en una situación particular: tomó u$s45.000 millones en los últimos dos años y ahora, más que pedir fondos adicionales, está obligado a empezar a devolver esa montaña de dinero.

Por eso, la estrategia se concentra en pedir que el FMI haga lo mismo que en 2008-2009: la asistencia excepcional, sin condicionalidades, a los países socios.

El Gobierno asume que la propuesta de Guzmán cuenta con el respaldo de algunos peso pesado dentro del Directorio del organismo: China, Francia y Canadá. Además del esperado apoyo de los países latinoamericanos.

El acuerdo que en el mediodía del miércoles presentó Alberto F. por parte del Banco Mundial fue tomado como un verdadero patrocinio en esa negociación particular con el Fondo Monetario.

Durante una videoconferencia, el Presidente y el vice del BM, Axel van Trotsenburg, anunciaron un crédito por u$s300 millones para la protección social y minimizar el impacto de la crisis en los sectores más vulnerables.

El organismo multilateral realizará dos desembolsos. Uno en 2020 por 165 millones de dólares, y otro en 2021 por 135 millones.

Esta primera parte de una serie de créditos que el Banco Mundial otorgará a la Argentina tiene como objetivo reforzar el Proyecto de Protección de Niños y Jóvenes de la ANSES, para garantizar la inclusión de 350.000 niños que aún no son alcanzados por la política de Asignación Universal por Hijo (AUH) que lleva adelante el Gobierno.

Una fuente de la Rosada comentó a iProfesional que, además de lo ya anunciado, se está negociando con el Banco Mundial líneas especiales para otorgar subsidios a proyectos de salud y alimentarios para atender la crisis.

Cuando Guzmán habló la semana pasada frente a sus colegas del G20, el ministro llamó a utilizar "toda la caja de herramientas de políticas económicas para proveer liquidez global".

Reivindicó la activación de líneas "swaps" bilaterales con las economías más avanzadas, como la que la Argentina tiene con China.

A lo que ahora se suma la posibilidad de un incremento de los derechos especiales de giro del Fondo Monetario.

Fuente: Iprofesional

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875 Depto. A

Villa Sarmiento - Buenos Aires Argentina

TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Azopardo 770 P18 Of 13

CABA - Buenos Aires Argentina

TE: 5411 5430-2390