Las importaciones de soja de China aumentaron en mayo respecto al mes anterior, luego de que los compradores reforzaron las compras de la excelente cosecha en Brasil, pero se mantuvieron en línea con el mismo mes del año pasado.

China, el mayor comprador mundial de soja, importó 9,69 millones de toneladas de la oleaginosa en mayo, por encima de las 6,9 millones de toneladas de abril, pero solo un 1 por ciento más que en mayo del año previo, mostraron datos de aduanas el viernes.

Los envíos -la cifra mensual más alta desde julio- vienen un mes después de que Pekín amenazara con imponer un arancel adicional del 25 por ciento a las importaciones de soja de Estados Unidos en medio de una disputa comercial, lo que hizo que algunos compradores se apresuraran en abastecerse.

 

Sin embargo, ya que las llegadas de mayo dependen estacionalmente de los productores del hemisferio sur, en particular Brasil, las cifras de importación revelaron un escaso impacto general.

"Está en línea con nuestras expectativas. Mayo siempre es más alto que en abril, porque en mayo vemos grandes llegadas desde Brasil", dijo Yang Linqin, analista de Cofco Futures.

 

Las importaciones en los primeros cinco meses del año bajaron levemente a 36,2 millones de toneladas, frente a 37,1 millones de toneladas en el mismo período del año anterior, según los datos de aduanas.

Fuente: Agritotal

Si en los últimos veinte años la región se benefició con el aumento de la demanda de commodities por parte de Asia, ahora América Latina podrá sacar provecho también de las altas tasas de ahorro de los países asiáticos a través de la expansión del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés), un organismo multilateral fundado hace apenas dos años en China.

 
 

La Argentina y seis países más de la región están en proceso de convertirse en miembros -solo falta la aprobación del Congreso-, lo que les permitirá acceder a los excesos de capitales asiáticos para invertirlos en proyectos de infraestructura que incentiven el comercio y la conectividad con Asia.

Así lo explicó Jin Liqun, presidente del banco, en su visita a esta ciudad para participar en la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Precisamente con el banco el organismo asiático busca asociarse para cofinanciar programas en la región y aprovechar la red de relaciones que el BID tiene en América Latina desde hace 60 años.

 
 

El banco multilateral inició sus operaciones en enero de 2016 y ya cuenta con 84 miembros aprobados y 24 proyectos ejecutados por un monto de US$4260 millones. Los intereses de AIIB en América Latina están en desarrollar los puertos, mejorar la logística y ampliar la generación y transporte de energía y gasoductos.

"Ahora estamos haciendo foco en Asia, colocando todos los recursos allí. Pero habrá recursos suficientes para invertir en otros países, por ejemplo en Sudamérica, donde vamos a especializarnos en mejorar la conectividad. El comercio entre la región representa solo un 15% del PBI. Les falta desarrollar la conectividad", remarcó, y anticipó que les interesa instalar cables marinos que conecten el continente asiático con América Latina.

 

Y luego dijo que todos le preguntan si China puede comprar productos distintos que materias primas a América Latina. "Por supuesto que tiene que haber un equilibrio en la balanza comercial, pero Asia no puede importar artículos manufactureros si no son competitivos", contestó.

Por eso, volvió a destacar la importancia de impulsar una mayor integración. "Si América Latina puede mejorar su conectividad, desarrollando sus economías, al estar integrados y tener mercados más grandes, va a ser más fácil generar productividad. Así, los productos de la Argentina van a poder ser exportados a Asia", agregó.

 

La región en su conjunto tiene un mercado de 600 millones de personas; un número muy bajo cuando se compara con los más de 1300 millones que tienen China e India cada uno.

El exviceministro de Finanzas de China y presidente del mayor banco de inversión de ese país, el China International Capital Corporation (CICC), dio como ejemplo el crecimiento de su nación. "Hace 40 años, los propios chinos no querían comprar generadores eléctricos de industrias nacionales, los consideraban de baja calidad. Todos los componentes venían de Japón. Ahora China es uno de los mayores productores de equipos y máquinas de alta calidad", dijo.

Liqun también destacó la riqueza que tiene América Latina en energías renovables, sobre todo la solar y la eólica. "Con el avance de la tecnología, los paneles solares van a ser más productivos y eficientes. A medida que los gobiernos se tomen muy en serio esto, los países de América Latina van a andar muy bien", concluyó.

Fuente: La Nación

as exportaciones de carnes bovinas crecieron 36 por ciento en febrero, con respecto al mismo mes del año pasado, hasta totalizar 31 mil toneladas pes res, informó el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC.

De esta manera, el primer bimestre cerró con ventas al exterior equivalente a 66 mil toneladas peso res; es decir, 42 por ciento más que en los primeros dos meses del año pasado. Así, 2018 se mantiene hasta ahora como el mejor año desde 2010 para el comercio exterior de carnes bovinas.

Destinos

La principal explicación a este crecimiento es China, que no frena sus compras de carnes congeladas sin hueso: entre enero y febrero, adquirió 80 por ciento más que el año pasado.

El presidente del Consorcio ABC, Mario Ravettino, remarcó también el empuje de Rusia que, al haber prohibido el ingreso de carnes brasileñas, volcó su mirada hacia la Argentina. 

De todos modos, pese a haber triplicado el volumen importado respecto al año pasado, todavía es reducida su participación en el total.

Respecto a las carnes enfriadas, que a partir del segundo semestre comenzarían a ingresar también a China, se mantuvieron estables, con un incremento en la Unión Europea e Israel, pero una baja en los embarques hacia Chile. 

Cuotas Hilton y 481

Al 28 de febrero, Argentina cumplió con el 63,6 por ciento del total asignado por la Comisión Europea para la carne “Hilton”: es decir, ya se enviaron 18.755 toneladas de cortes de alta calidad.

En cuanto al cupo para carne producida en feed lots, Argentina “ha incrementado significativamente el uso de la cuota 481”, indicó el Consorcio. 

A febrero, se llevaban certificadas 4.231 toneladas, dos mil por encima del guarismo correspondiente a igual lapso del ejercicio 2016/17.

“Las exportaciones argentinas de carnes bovinas se mantienen en el escalón al que han ascendido en los últimos meses, superando las 30 mil toneladas peso res, lo que extrapolado daría un nivel anual de 360 – 420 mil toneladas peso res, que se acerca al promedio histórico de nuestras exportaciones (1970 – 2013), aunque está alejado de los niveles verificados apenas una década atrás”, concluyó Ravettino.

Fuente: La Voz

La Argentina registró un déficit comercial récord de casi 1.800 millones de dólares con China, la principal nación del mundo importadora de alimentos, según datos oficiales del primer bimestre de 2018. La diferencia entre exportaciones e importaciones con la nación asiática arrojó un saldo negativo de 1787 millones de dólares  versus 754 millones de dólares en enero de 2017 (+137%), según  información del INDEC. 

Mientras que las importaciones de maquinarias (como, por  ejemplo, las nuevas locomotoras del Belgrano Cargas), vehículos,  equipos, piezas, accesorios e incluso glifosato técnico -entre  otros bienes provenientes de China- sumaron 2250 millones de  dólares en enero-febrero pasado (+120% que en el mismo período de  2017), las exportaciones -fundamentalmente carne bovina congelada  y aceite crudo de petróleo- fueron de apenas 463 millones de  dólares (+72%).

Es esperable registrar un gran volumen de importaciones de la  que es actualmente la principal potencia industrial del planeta. 

En el año 2017, según datos oficiales (Direcon), Chile, gracias  a las ventajas logradas por el Tratado de Libre Comercio firmado  con China, logró un superávit de 4020 millones de dólares con la  nación asiática en buena medida gracias a las colocaciones de  frutas, celulosa, salmón y vinos, entre otros productos agroindustriales. 

Mientras que en conjunto esos productos sumaron 3640 millones  de dólares y el resto de las exportaciones destinadas al mercado  chino, por 15.112 millones de dólares, se generaron en el  sector minero).

Argentina, en cambio, lejos de estar integrada comercialmente  con naciones complementarias, cuenta con una economía  proteccionista basada en la sustitución de importaciones.

Fuente: BAE

Según datos de la Administración General de Aduanas de China dados a conocer el 8 de marzo pasado, en los primeros dos meses de 2018, el comercio total de mercancías de China fue de 714.600 millones de dólares (4,52 billones de yuanes), lo que representó un aumento del 16,7% con respecto al mismo período del año pasado.

 Solo de enero a febrero de este año, el puerto de Lianyungang en la provincia de Jiangsu. completó 39.933.300 toneladas de carga, un aumento del 4% año  relación al 2017.

 En medio del embate proteccionista de Trump y de los fundados temores de una “guerra comercial”,  China no cesa de trabajar. Según una publicación de Du Yifei y Wang Junling, en el People Daily, las exportaciones oscilaron los 2,44 billones de yuanes, un aumento del 18%  y las importaciones 2,08 billones de yuanes, un aumento del 15,2%, con un superávit comercial de 362.200 millones de yuanes, un aumento del 37,2%.

 Antes de que esto ocurriera, el mercado esperaba un descenso de los números de febrero, por lo que los resultados reales han superado todas las expectativas del mercado.

 En ese contexto, las importaciones y exportaciones de China a la UE, EEUU, países ASEAN y Japón aumentaron fuertemente. La importación y exportación total de países relacionados con “Un Cinturón- Una Ruta” o Nueva Ruta de la Seda, en el mismo período ascendió a 1,26 billones de yuanes, un aumento que fue superior al aumento general del comercio exterior de 5,2 puntos porcentuales.

 Los analistas señalan que el comercio exterior de China ha logrado un “buen comienzo de año” superando las mejores expectativas, lo que lo vinculan a la mejoríaa de la economía mundial y el aumento de la demanda externa, además de la apertura continua de China al mundo exterior y el continuo aumento de su vitalidad económica.

 En la actualidad, la estructura de comercio exterior de China se ha optimizado de manera continua. En los primeros dos meses del año, la importación y exportación de empresas privadas fue de 1,77 billones de yuanes, un aumento del 26,3%, lo que representa el 39,3% del valor total del comercio exterior, un aumento de 3 puntos porcentuales respecto al mismo período del año pasado.

 Los expertos sostienen que China concede gran importancia al desarrollo de la economía real, con el gobierno proporcionando instalaciones eficientes para el comercio y la inversión y las empresas poniendo el foco en la innovación tecnológica para liderar la industria, lo que se refleja en la buena y estable economía actual de China. Las empresas chinas ya no solo exportan productos simples procesados, sino también cada vez más equipos y productos de alta gama y complejidad, lo que revela que la competitividad del comercio exterior de China está en constante aumento.

 Al mismo tiempo, la mejora de la conveniencia del despacho de aduana en China también ha tenido un gran efecto positivo en el comercio exterior. Según Liu Weiwei, miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y del Comisionado de Aduanas de Chongqing, este extenso Municipio participó activamente en la cooperación de despacho de aduanas “Un Cinturón-Una Ruta”, promovió activamente la experiencia de reforma en la zona de prueba de libre comercio, continuó eliminando varios tipos de inspecciones duplicadas e impulsó el comercio electrónico transfronterizo.

 Las nuevas formas de desarrollo, como la adquisición de mercados, los servicios de comercio exterior, el comercio de reexportación, etc., han formado un modelo de regulación que se adapta a estas nuevas condiciones comerciales.

Anteriormente, el ministro de Comercio de China, Zhong Shan, señaló en una entrevista con los medios, que el volumen total de importaciones y exportaciones de China aumentó un 14.2% en 2017, el mayor en seis años, y se ha convertido en la nación comercial más grande del mundo. En 2018, el trabajo de comercio exterior de China establecerá un nuevo concepto de desarrollo, promoverá un desarrollo de alta calidad, creará una nueva imagen de la calidad de China y el comercio exterior de la marca china, y se esforzará por promover la construcción de un país más fuerte en comercio internacional.

Fuente: MT

En 2017 el país vecino superó a los orientales en u$s1.200 millones 

Los datos de comercio exterior para la Argentina publicados esta semana por el INDEC hablan de una reducción en el déficit comercial con Brasil que en el mes de enero fue de 575 millones de dólares un 26% menos que el déficit registrado en el mes de diciembre.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 550w" alt="" width="460" height="309" />Lo malo es que si se mide el mes de enero de 2018 con igual mes de 2017 el resultado marca un escenario diferente: el déficit el año pasado fue de 336 millones de dólares, y el mes pasado aumentó en 239 millones de dólares.

El pasado fue un año particularmente malo para el comercio exterior argentino con un saldo negativo en 12 meses de 8.471 millones de dólares. Esa fue la diferencia entre lo que se vendió como país y lo que se compró al resto del mundo. Y es un indicador de la capacidad de generar divisas que tiene la economía argentina, actualmente teñida de un intenso color bermellón.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 540w" alt="" width="490" height="336" />Durante mucho tiempo, China fue para la Argentina -como para casi todo el mundo- el país que más déficit provocaba en el comercio bilateral. Eso se revirtió en 2017 cuando el rojo para la Argentina en el intercambio con Brasil superó al déficit con China en algo más de 1.200 millones de dólares.

Pero en el primer mes de 2018, nuevamente el saldo comercial con la República Popular se disparó y superó los mil millones de dólares, casi el doble del registrado con Brasil en el mismo mes. Y también casi el doble del déficit que Argentina tuvo con China en enero de 2017.

La incapacidad de la Argentina para generar saldos comerciales globales favorables persiste desde hace 14 meses de manera consecutiva y a niveles récord. Nada menos que el ex ministro Alfonso De Pray Gay lo remarcó esta misma semana. El ex funcionario de Cambiemos recomendó que el Gobierno ponga más atención en mejorar “el nivel de exportaciones”. Planteó que el déficit comercial es mucho “más preocupante” que el fiscal si se sostiene en el tiempo.

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875
Villa Sarmiento, Buenos Aires.
TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Alicia Moreau de Justo 1120 -

3 Piso of. 306 "A".

TE: 5411 5279-4741