Se podrá sacar de la provincia o exportar, en bloque, hasta un 70% de la materia prima que ingresa a la planta. Rige a partir del 1 de noviembre y alcanza solamente al crustáceo pescado en “aguas provinciales”. El proceso mínimo fijado es “entero clasificado congelado y/o cola clasificada congelada”.

El Gobierno de Chubut emitió un decreto por medio del cual entra en vigencia una restricción para la exportación de langostino en bloque, a partir del mes de noviembre, teniendo en cuenta el inminente inicio de la zafra de la flota amarilla.


La limitación alcanza solamente a las capturas realizadas dentro de las 12 millas de jurisdicción provincial, y establece que obligatoriamente el 30 por ciento de la materia prima que ingresa a planta debe tener un proceso mínimo, pudiendo exportarse en bloque, no mayor a siete kilos, hasta el 70 por ciento de lo ingresado a planta.

La medida ya había sido anticipada tiempo atrás por el secretario de Pesca, Adrián Awstin, en el marco del aporte que haría Chubut dentro del Plan Nacional de Manejo del Langostino. La administración pesquera planea que sea progresiva en el tiempo procurando que se vaya incrementando el porcentaje de proceso e incorporación de valor agregado en tierra.

No obstante, la restricción se impone en “simultaneidad” con la sobrecarga impositiva que supone el retorno de las retenciones a las exportaciones, y la experiencia indica que la mayor presión tributaria desalienta la inversión en desarrollo de productos de mayor valor agregado.

Nuevas reglas
El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, dictó el Decreto Nº 707, que en su parte resolutiva indica: “Limítese la producción de langostino en bloque, en cualquiera de sus formas, a un máximo del 70% del total de la materia prima ingresada a cada planta, la cual deberá ser informada a la Autoridad de Aplicación a través de una Declaración Jurada presentada mensualmente, del 1 al 5 de cada mes con la información del mes vencido; conjuntamente con copia del Anexo V de la Circular Nº 3595/2004-SENASA y Planilla Resumen (estadística mensual de fábricas de pescado), generados por los establecimientos elaboradores y presentados ante dicha autoridad sanitaria, en cumplimiento de la mencionada circular”.

Asimismo, se agregan pautas para ese esquema: “Los bloques de langostino (cola) congelado que sean comercializados, tanto en el mercado externo como en el mercado interno, deberán encontrarse clasificados por tamaño sin excepción. Establécese como fecha de entrada en vigencia el día 1 de noviembre del año en curso. La comercialización de bloques de langostino congelado se limitará a un peso máximo de 7 kilos”, añade la norma dada a conocer esta semana.

Otro dato significativo es que por primera vez queda traducido en una norma el “proceso mínimo fijado para la especie langostino”, al que hace referencia el Art. 37 de la Ley IX Nº 75, el cual será “Entero Clasificado Congelado y/o Cola Clasificada Congelada”, a partir de la entrada en vigencia del Decreto 707.

Los argumentos
En los fundamentos de la medida, el Ejecutivo citó la Ley Provincial de Pesca que entre sus objetivos generales dice que la Provincia de Chubut “fomentará una política de desarrollo social y ecológicamente sustentable, tendiente a la obtención de la máxima renta social derivada del aprovechamiento integral de los recursos vivos del mar, procurando la radicación efectiva y permanente en el territorio provincial de empresas pesqueras que promuevan fuentes de trabajo estable, duradero y calificado, innovación tecnológica y la obtención de mayor valor agregado de los recursos en territorio provincial a través de los procesos de elaboración industrial”.

Por otro lado, se recuerda el trabajo de talleres impulsados por el Consejo Federal Pesquero para diseñar un Plan Nacional de Manejo del Langostino “que propicien la unificación de criterios con el Gobierno Nacional para aportar mayor valor a los recursos que se extraen del Mar Argentino afianzando el crecimiento de la mano de la obra local”, dice otro de los considerandos del decreto.

El Gobierno de Chubut entiende que “es necesario realizar acciones que promuevan mejores prácticas de manufactura de los recursos pesqueros que se desembarcan en los puertos provinciales ‘desalentando gradualmente’ la exportación de productos con escaso agregado de valor en origen, que luego es procesado fuera del territorio provincial con la consiguiente pérdida de empleo en la Provincia”. Aquí vale señalar que no se trata de una medida que estimule la inversión y generación de mano de obra, sino que apenas es una medida restrictiva administrativa de manejo.

A la par de las retenciones
La limitación provincial fijada por decreto para exportar langostinos en bloque se produce una semana después que el estado nacional reimplantara las retenciones a las exportaciones. Ni en el ámbito nacional ni provincial se implementan medidas “proactivas” de incentivos tendientes a que haya mayor valor agregado.

La exportación masiva de “langostino en bloque” es un síntoma de las ineficaces políticas públicas para compensar los mayores costos que tiene la Argentina para la incorporación de valor agregado.

El langostino salvaje patagónico se reprocesa en Perú, Ecuador o en países del sudeste asiático por una estricta razón de costos de producción y menor carga en el valor de la mano de obra.

La reimplantación de los derechos de exportación, lo que significa una mayor presión tributaria sobre la industria, lejos de alentar que se desarrolle valor agregado, consolida la estrategia del sector exportador de sacarlo en esas condiciones porque ahora el costo es incluso mayor.

Chubut ha sido la primera en dar un paso en limitar la salida de langostino en bloque; la medida no incentiva el valor agregado, solo impone restricciones, pero es un paso al fin.

Fuente: Revista Puerto

Los frigoríficos argentinos parecen ser una de las pocas industrias que están logrando eludir la recesión que sacude a la mayoría de los sectores económicos de la Argentina. 

Dos datos incluidos en el último informe distribuido por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) son elocuentes. 

El ingreso de dólares por exportaciones de carne es el más alto desde 1996
El primero, que agosto marcó un año y medio de crecimiento ininterrumpido en la faena. El segundo, que las exportaciones siguen marcando un verdadero boom histórico, con un aumento del 70 por ciento en volumen y 50 por ciento en facturación.

Faena

En base a datos preliminares, Ciccra estima que la faena de agosto alcanzó las 1,13 millones de cabezas, lo que significa un 3,5 por ciento o 38.500 cabezas más que en igual mes de 2017. 

Esto significa una producción total de 264 mil toneladas res con hueso, 6,3 por ciento por encima de un año atrás.

“Con estos guarismos, agosto fue el segundo mes del año con mayor nivel de actividad, al tiempo que se cumplió un año y medio de crecimiento ininterrumpido”, indicó Ciccra.

En el acumulado anual, los 371 establecimientos frigoríficos registrados en el país faenaron 8,87 millones de vacunos; es decir, 8,1 por ciento más que en los primeros ocho meses del año pasado. Así, la producción de carne bovina superó las dos millones de toneladas en ese lapso, 9,4 por ciento más que el volumen enero-agosto de 2017- 

Exportaciones

Descontando lo que se presume fue destinado al mercado interno, “las exportaciones de carne vacuna en los primeros ocho meses del año exhiben una recuperación de 70,3 por ciento”, destacó Ciccra.

Los datos concretos relevados hasta julio indican una exportación de 275 mil toneladas res con hueso, que significan una expansión del comercio exterior del 63,7 por ciento.

“Tal como lo venimos destacando en los últimos Informes, son los volúmenes más elevados de los últimos nueve años”, resumió Ciccra.

Y añadió: “El proceso de recuperación continua de mercados externos y la significativa depreciación (real) del peso argentino (que alcanzó un nivel similar al promedio de 2007- 2009) se están reflejando en las estadísticas sectoriales. Concretamente, en julio de 2018 las exportaciones de carne vacuna alcanzaron el nivel más elevado desde el cierre de 2009”.

Pero lo más importante es el ingreso de dólares: la facturación por exportaciones ascendió a 1.027,5 millones de dólares en enero-julio de 2018, lo que implica un alza del 50,4 por ciento. 

Destinos

En este contexto, los frigoríficos rezan para que China y Rusia mantengan la demanda como hasta ahora: son los principales compradores de la carne bovina argentina.

“Explicaron casi 90 por ciento del aumento total del volumen exportado de carne vacuna desde Argentina entre enero-juliode 2017 e igual período de 2018”, aseguró Ciccra.

Ésta es la razón por la que las vacas son la categoría que lidera la faena: es precisamente lo que demandan los mercados mencionados y que en Argentina no se consume tanto.

Fuente:Agrovoz

COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/El análisis de la noticia-por Raúl Figueroa) – Hasta julio de este año, las exportaciones totales de crudo alcanzaron los 871 millones de dólares, lo que cuadruplica las ventas externas de igual período de 2017, lo que significó para julio un salto de 233 millones de dólares exportados en el rubro “combustibles y energía”, según datos oficiales del INDEC, relevados para este informe de ADNSUR.

Según señala el informe oficial, los mercados de “China y Estados Unidos absorbieron todo el aumento”. Si se observa el registro de exportaciones de petróleo entre enero y julio de este año, el valor total ascendió a U$871 millones, contra U$207 millones del año pasado, lo que significa un incremento del 320%, respecto de igual período del año pasado, la mayor parte de los cuales salió de la monoboya instalada frente a Caleta Córdova.


El rubro de exportaciones petroleras es uno de los pocos que aporta un saldo positivo a la balanza comercial del país, ya que en la mayoría de los otros rubros hay una caída importante de volúmenes, que no alcanza a ser compensada por la suba de precios de algunos productos.

Hasta julio de este año, las exportaciones totales de crudo alcanzaron los 871 millones de dólares, lo que cuadruplica las ventas externas de igual período de 2017

“En julio de 2018, las exportaciones alcanzaron 5.385 millones de dólares y las importaciones, 6.174 millones de dólares –señala el informe-. El déficit en la balanza comercial fue de 789 millones de dólares. Las exportaciones crecieron 1,7% respecto al mismo mes del año anterior (aumento de 92 millones de dólares). Los precios subieron 11,1% y las cantidades cayeron 8,4%. Las exportaciones de productos primarios disminuyeron de manera interanual 23,3%. Las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA) cayeron 2,8%; las de manufacturas de origen industrial (MOI) aumentaron 14,5%; y las exportaciones de combustibles y energía aumentaron 199,1%”.


Es notable que también en el rubro “Combustibles y energía” hay un incremento de importaciones, explicado por una compra total de 240 millones de dólares, principalmente por la importación de fueloil, gas natural licuado, gas natural en estado gaseoso, gasoil y querosene, en orden de importancia.


Otro rubro exportador característico de Chubut es el de pescado congelado. En este caso, se registra una baja en los primeros siete meses del año debido a la caída de algunos mercados como España.

Autor: ADN Sur

Bajo el impacto de turbulencias en los mercados emergentes, desequilibrios domésticos previos y el efecto de la sequía sobre la producción agropecuaria, la actividad económica ingresó a una fase recesiva a partir de abril. Como era de esperar, el panorama del comercio exterior también se ha modificado con el correr de los meses. La balanza comercial de 2018 arrojaría un déficit equivalente a aproximadamente la mitad del año previo. El año cerraría con una recuperación modesta de las ventas externas, favorecida por mayores precios de exportación, y un estancamiento anual de las importaciones, con cantidades en descenso durante la segunda parte del año. Hacia 2019, en el marco de una mayor competitividad cambiaria y si se concretan las estimaciones de producción agroindustrial y de otras actividades -tal sería el caso de Vaca Muerta-, probablemente se asista a una recuperación paulatina de las ventas externas.

Mayores precios de exportación. A pesar de los menores flujos reales, la suba en los precios de los envíos permitiría registrar un aumento del valor exportado en 2018 respecto del año previo. Se reducirían los flujos reales exportados de ciertos productos agroindustriales, lo que sería parcialmente compensado por mayores envíos de manufacturas industriales (material de transporte, metales y productos químicos) y de combustibles y energía (que registraría un menor déficit comercial). Los fenómenos climáticos provocaron una significativa caída de la producción de los cultivos de verano. En particular, la producción de soja pasó de 57,5 millones de toneladas en la campaña 2016/17 a 36 millones de toneladas en 2017/18. Así, 2018 tuvo la peor cosecha de la oleaginosa en los últimos 9 años: solo en 2008/2009, también por efecto la sequía, se obtuvo una producción menor, de 32 millones de toneladas. No obstante ello, la producción de harina y aceite de soja se sostuvo en cierta medida por la mayor importación temporaria de poroto de soja para procesar. Cabe notar que los menores flujos reales exportados de soja y derivados serían parcialmente compensados por la suba de su precio respecto del año previo.

Caída de las cantidades importadas. Si bien el valor de las importaciones aumentó en los primeros siete meses de 2008 en términos interanuales, en los restantes meses del año se registraría una disminución interanual del quantum de compras externas, tal como ocurre desde junio. Ello se deriva de la reducción del nivel de actividad (especialmente en el segundo y tercer trimestre del año) y del incremento del tipo de cambio real multilateral. Así, el valor de las importaciones permanecería estancado en 2018 respecto del año previo.

Perspectivas de exportaciones agroindustriales para 2019. Luego del impacto de la sequía sobre el PBI y sobre las exportaciones en 2018, y atendiendo a los datos disponibles, las perspectivas de la agroindustria son alentadoras para el año próximo. Si el clima acompaña, podría esperarse un aumento de las ventas externas agroindustriales en 2019, por buenos resultados en trigo y una recuperación de la producción de maíz y soja. Por una parte, se estima una siembra récord de trigo en la campaña 2018/19, de 6,1 millones de hectáreas (7,0% superior a la campaña previa), con buenas perspectivas de precios por la sequía en los principales países productores. Por otra parte, la siembra estimada de maíz alcanzaría 5,8 millones de hectáreas en 2018/19 (7,4% mayor a la campaña previa). La producción de soja en 2018/19 podría volver a niveles similares a las campañas previas a la sequía.

Interrogantes sobre el desempeño exportador. Si bien el panorama de las actividades exportadoras aparece con mejores perspectivas para 2019, se presentan algunos interrogantes. De una parte, aún no es claro cómo evolucionará la conflictividad comercial a raíz de las medidas adoptadas por Estados Unidos y las respuestas de China y otros socios comerciales, y en particular el impacto que tendrían para Argentina. Para las manufacturas industriales, resultará un factor clave la evolución económica de Brasil: se espera un aumento de la actividad de 2,5% en 2019, luego de un crecimiento proyectado de 1,5% en 2018, un año electoral. A los elementos del cuadro externo se suman las decisiones domésticas: en agosto, y bajo urgencias fiscales, el Gobierno decretó una disminución de los reintegros a las exportaciones y equiparó los derechos de exportación de aceites y harinas con la que se aplica al poroto de soja.

La meta de la recuperación de las exportaciones. Los flujos reales de exportación de Argentina se mantuvieron estancados por más de una década: en el primer semestre de 2018 se ubicaron 11,5% por debajo del mismo período de 2008. A este desempeño contribuyeron políticas con sesgo antiexportador de la administración anterior, que afectaron a todo el espectro de producción de bienes transables: el sector agroindustrial vio obstaculizado su potencial, se perdió el autoabastecimiento energético generando un déficit sin precedentes en la balanza respectiva y no se concretaron inversiones que permitieran dinamizar la manufactura orientada a terceros mercados. Es de esperar que en 2019 se concreten mayores flujos reales de exportación, impulsados por la agroindustria si el clima acompaña, manufacturas industriales y energía. Esta trayectoria podría implicar el inicio de una recuperación gradual de las ventas externas. Este mejor escenario deja pendiente el desafío de incrementar las exportaciones, tanto en valor como en cantidad y calidad, que es necesario para el financiamiento solvente del crecimiento económico.

Fuente: Clarín

China enviará inspectores para habilitar el ingreso de la cereza fresca argentina a su demandante mercado.

 A partir del 25 de octubre y hasta principios de noviembre se concretará la visita de inspectores chinos a la región que conforman las provincias argentinas de Neuquén, Río Negro y Mendoza, informó la Agencia de Desarrollo de Neuquén.

 El trabajo coordinado entre ambos países está siendo lo más ágil posible, aseguró el gerente ejecutivo de la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integrados (Capci), Aníbal Caminiti.

 “El objetivo es firmar el protocolo fitosanitario entre los mandatarios en el marco de la cumbre del G20”, comentó Caminiti, quien explicó que existe la posibilidad de que, si se llegan a cumplir los plazos, para la próxima temporada 2018/19 (noviembre a febrero) el mercado chino reciba los primeros envíos de cerezas argentinas.

 La agenda de la visita de los inspectores chinos a fines de octubre en la región se está gestionando entre el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y las empresas que integran la Capci.

 Se espera que en el período de inspección se formule el protocolo fitosanitario que permitirá el ingreso de la cereza argentina a China, un mercado que genera una importante demanda y que ofrece precios competitivos para la región patagónica.

 En el proceso, las autoridades chinas presentaron un listado de plagas cuarentenarias al cual el Senasa debió responder sobre su existencia y, de ser necesario, indicar cómo se las controla. En esta etapa, los inspectores visitarán las regiones productivas para conocer el manejo, control y monitoreo de plagas.

 Para Caminiti, la apertura del mercado chino será una interesante oportunidad para las empresas argentinas. “No hay dudas de que el mercado chino está demostrando una demanda muy elástica, debido a que año a año absorbe cada vez más fruta”, dijo.

 En ese sentido, explicó que la exportación chilena, por ejemplo, alcanzó en la última temporada unas 186.000 toneladas, de las cuales un 92% tuvo como destino China, con lo cual duplicaron sus envíos interanuales a ese destino.

 “Aún cuando se duplican los volúmenes de cerezas chilenas, el mercado chino no es reciente”, señaló Caminiti y expresó que los actuales envíos chilenos abastecen principalmente a las ciudades de Beijing, Tianjin, Shanghái, Guangzhou y Shenzhen, las cuales en su conjunto representan unos 78,7 millones de consumidores. Sin embargo, destacó que “todavía resta por abastecer a las segundas ciudades más populares del país, unas 31 urbes habitadas por 263 millones de potenciales consumidores”.

 Fuente: ADENEU

Según los últimos datos actualizados por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación (MINEM), en base a la actividad hidrocarburifera, entre enero y mayo de este año, en Tierra del Fuego se registró un incremento del 34,9% en la extracción de petróleo, con un volumen diario promedio de 1.359 metros cúbicos.

Según los últimos datos actualizados por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación (MINEM), en base a la actividad hidrocarburifera, entre enero y mayo de este año, en Tierra del Fuego se registró un incremento del 34,9% en la extracción de petróleo, con un volumen diario promedio de 1.359 metros cúbicos.

Respecto a lo ocurrido en mayo, el volumen de producción de petróleo alcanzó los 1.425 metros cúbicos diarios, lo cual representó un aumento del 31,7% en comparación con mismo mes del año pasado; indica el informe oficial.

Respecto a la producción gasífera, Tierra del Fuego también muestra niveles positivos, pero sin una variación significativa respecto al año 2017. Así, se observa que entre enero y mayo de este año el volumen promedio diario alcanzado fue de 11 millones 565 mil metros cúbicos diarios, un incremento del 0,5%.
En mayo, la producción de gas, tuvo un promedio diario de 11 millones 646 mil metros cúbicos, lo que representó un aumento del 0,6% respecto al mismo mes de 2017.

Respecto a la participación de Tierra del Fuego en la producción de gas, la misma se ubica en el tercer puesto con un 9%. En primer lugar está Neuquén con el 51% y lo sigue el Estado Nacional con el 11%.
Detrás de Tierra del Fuego, las provincias productoras de hidrocarburos que participan en la producción de gas son: Santa Cruz 8%, Chubut 7%, Salta 5% y Mendoza 4%.

Datos país

Respecto a la producción registrada por las principales jurisdicciones con actividad hidrocarburíferas del país, en cuanto a petróleo hubo una suba del 3,4% en mayo de este año, respecto al mismo mes de 2017; lo cual resulta la tercera variación positiva luego de 31 meses de caída, alcanzando a 77.085 metros cúbicos diarios.

Presentaron incrementos las provincias de Chubut, Neuquén, Mendoza, Tierra del Fuego y Estado Nacional.
En tanto, la producción de gas continuó su tendencia positiva interanual, con un 4,2% en mayo, gracias a los incrementos en Neuquén, Estado Nacional, Santa Cruz y Río Negro. En el acumulado, la producción mostró un crecimiento del 3,9%.
Fuente: Diario del Fin del Mundo

Este jueves partirá un contenedor de 22 toneladas de mandarinas desde Trébol Pampa, en Concordia, Entre Ríos, hacia Shangai, China.

La noticia no es menor, dado que Argentina no enviaba cítricos dulces al gigante asiático desde 2010. Por eso, el ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, presenciará el embarque junto a autoridades provinciales y productores del sector.

“Antes de 2010, a través de la Cámara de Exportadores y la Asociación Argentina de Cítricos (Cecnea) constituimos un pool y exportamos sobre todo naranjas, no tanto mandarinas, con empresas entrerrianas”, recordó Mariano Caprarulo, director Ejecutivo de la entidad.

Caprarulo consideró al logro como “un hecho histórico”, y aseguró que desde la Cecnea “queremos seguir presentes en los mercados más importantes y para eso necesitamos trabajo en conjunto público y privado, ya sea provincial y nacional”.

Por su parte, el secretario de Producción, Álvaro Gabás, “es un orgullo que empresas entrerrianas puedan exportar, y más a China, que es segundo en importancia en producción y uno de los mercados más dinámicos del mundo, desde donde continuamente vienen demandando productos argentinos”.

Fuente: Infocampo

Hubo un tiempo en que el Malbec vivió su época mágica en los Estados Unidos, el principal mercado de consumo a nivel global.

Su nombre era considerado una garantía de best value, es decir, aquellos vinos que entregan mucho más que otros en función del precio que se paga.

Así fue como la industria vitivinícola nacional vivió un verdadero salto exportador: en 2002 se habían despachado vinos de la variedad Malbec a ese destino por apenas u$s13 millones. Apenas una década después, se alcanzó el récord histórico, con despachos por u$s376 millones.

A partir de ahí, en un contexto de creciente atraso cambiario, sumado a la errática política de comercio exterior por parte del anterior gobierno, determinaron que el boom del Malbec –y del vino argentino- comenzara a desinflarse.


Para 2017, las exportaciones de esta variedad ya explicaban u$s266 millones, casi 30% menos que el último récord de 2012.

El problema es que, según advirtió Rob Mc Millan, presidente de Silicon Valley Bank y experto en el mercado de vinos de los EE.UU., esta tendencia se está agravando.

"Odio decir esto, pero las noticias no son buenas", disparó el analista, en el marco del seminario "Us wine business trends", organizado por Consultora STG junto a Vinventions en el auditorio de la UCEMA y del cual participaron bodegueros, directivos de empresas, enólogos, sommeliers y prensa especializada.


"La Argentina ofrecía vinos de excelente relación calidad-precio. Todos los restaurantes y vinotecas lo ofrecían, eran vibrantes. Pero ahora basta que miremos los números para ver cómo la Argentina está sufriendo", señaló Mc Millan.

Según el reporte de Silicon Valley Bank, entre enero y junio, las bodegas nacionales exhibían un market share del 2,5% en los Estados Unidos, sufriendo una caída del 7% respecto del mismo período del año anterior.

Se trata de la contracción más pronunciada entre los países proveedores de ese mercado que se movieron en terreno negativo, como Chile o España, que mostraron caídas del 3,8% y 1,8%, respectivamente.

En la vereda de enfrente, productores como Francia elevaron su participación un 12%, hasta representar 3 puntos del mercado total del vino (considerando también la producción doméstica). En tanto que los tres países dominantes (Italia, Australia y Nueva Zelanda) también elevaron su cuota de mercado, con subas de entre el 1,3% y casi 8%.

El experto señaló, en el caso de los vinos argentinos no es que estén bajando los precios, "sino que la merma obedeció a las menores cantidades despachadas". 

2018-08-01 Autoferro-Nissan-notas Banner 600x300
"La participación de la Argentina está cayendo. No es una buena noticia y no hay que ignorarla", agregó.


En cuanto a la performance de las variedades en ese mercado, Mc Millan destacó que el Malbec, que explica el 64% de todos los vinos nacionales despachados a los Estados Unidos, en el primer semestre sufrió una preocupante baja del 6%.

Pero no es la única cepa en retroceso. De hecho, prácticamente todos los varietales (incluidos los blends tintos y blancos) están mostrando tasas negativas. Los dos únicos que tuvieron crecimiento en la primera mitad de 2018 fueron los rosados, con un alza del 11%; y el Cabernet Franc, con un salto del 50%. Sin embargo, su participación es marginal, con un share menor al 0,1%.

De hecho, Mc Millan advirtió que "hablar mucho sobre Cabernet Franc puede confundir al mercado, especialmente a los más jóvenes". 
Por eso, recomendó a directivos de bodegas que "apunten al Malbec, que puede competir con el Cabernet Sauvignon, que está teniendo buen crecimiento en los Estados Unidos".

Clave: enfocarse en los millennials
El experto aseguró que la calidad de los vinos argentinos no se discute, pero que el factor precio es el que hoy está jugando en contra.

Justamente, esta variable había sido –junto con la calidad-, la llave para que el Malbec argentino experimente un verdadero salto en ventas en los últimos años. 


Así, mientras que recomendó no resignar un centímetro de calidad para evitar repetir malas experiencias, como la de Australia –"que empezó a tener éxito y luego terminó vendiendo vinos de mierda", señaló-, sí aconsejó analizar a fondo la cadena de suministro en los Estados Unidos para ver de qué manera se puede llegar con una botella puesta en la góndola a un precio menor.

El experto agregó además que será clave ser más creativos con las herramientas que hoy ofrecen Internet y las redes sociales y captar la atención de los millennials, que en general atraviesan un presente financiero endeble –están en la universidad y tienen trabajosmal pagos- pero que en un futuro inmediato se convertirán en los próximos grandes consumidores de vino en los Estados Unidos.

Además, bien hoy representan el 19% del mercado en ese país, esto es 7 puntos más que en 2012, es decir que están consumiendo más vino.

En este sentido, Mc Millan señaló que los millennials son una generación que "buscan la mejor oferta, donde el precio es fundamental para sus decisiones de compra y, con el correr del tiempo, la generación del milenio sin duda aumentará su consumo de vino, de la misma forma que sucedió en generaciones anteriores”.

Por eso llamó a los bodegueros a no desatender a estos consumidores y ganar su fidelidad hoy, para que, una vez que den el gran salto al mercado laboral, asocien al vino argentino con un producto de excelente relación calidad-precio.

Según el experto, uno de los desafíos de las bodegas nacionales es posicionar la marca país, que debe “transmitir un mensaje auténtico del modo de vida de los argentinos, resaltando sus paisajes, los terruños, su gente, la cultura, para que así los norteamericanos sueñen con venir a conocer Argentina”.

Para ello, será clave potenciar mucho más el enoturismo como una vía para seguir fidelizando consumidores.

Fuente: Iprofesional

Según datos del anticipo de comercialización en el mercado externo que publicó recientemente el INV para el mes de julio, las exportaciones de vinos fraccionados aumentaron un 18% en volumen, en tanto que las salidas de vino a granel se dispararon un 150%

Las buenas noticias no se hicieron esperar. La mayor cosecha, el incremento del tipo de cambio que mejoró la competitividad del sector y las oportunidades internacionales por la mala cosecha europea comenzaron a cristalizar durante el pasado mes de julio y entendemos que continuarán por esa senda durante los meses que restan del año.

Las dos primeras variables (mayor cosecha y mejor tipo de cambio) se vieron reflejadas en el aumento de los envíos de vinos fraccionados, el cual fue “parejo” para vinos de color (18,4%) y blancos (17,1%).


Sin embargo, cuando se analiza el nivel de valor enológico de los vinos, el viento traccionó más a los vinos sin identificación varietal (43,8%) y dentro de esta gama los envasados en tetra brik (28,6%), como era de esperarse ya que sus precios se "acomodaron" a la realidad internacional.

Ahora bien, el faltante de vino en Europa fue determinante al momento de que se "disparen" las salidas de graneles blancos un 189,3%.

Por otra parte, también es importante destacar el comportamiento de las exportaciones de jugo concentrado de uva que reaccionaron solamente con la mayor producción, ya que desde que comenzó la elaboración 2018 no paran de crecer a un ritmo que supera el 55%.


La mayor comercialización de vinos al exterior va a apalancar hacia arriba las expectativas del sector en general y, por supuesto, también significa un derrame para otros sectores de la economía mendocina como el transporte, la fabricación de envases, etiquetas, cajas y otros insumos que moviliza el sector.

De cada 100 dólares que ingresan a Mendoza por exportaciones, entre 60 y 70 los trae el sector vitivinícola. Por tanto, seguramente esto repercutirá fuertemente en las estadísticas globales de comercio exterior de la provincia.

Una vez más, la vitivinicultura demuestra que es un sector competitivo y que con buenas condiciones macroeconómicas reacciona y pone en valor sus dotes frente a sus competidores en el mercado externo. 


Desde nuestra parte, la Provincia va a continuar acompañando al sector brindándole una reducción gradual de la presión tributaria, un buen servicio de lucha antigranizo, una buena cobertura ante inclemencias climáticas, una ley de emergencia agropecuaria más funcional, un serio programa de control y erradicación de Lobesia botrana, una justa política de diversificación para evitar excedentes, un programa de reconversión productiva para ayudar a adaptarse a lo que requiere el mercado a los pequeños y medianos productores, financiándole a tasas competitivas el levantamiento de la cosecha y promoviendo las inversiones que requieren los distintos eslabones de la cadena, y finalmente con un fuerte apoyo a la comercialización externa e interna.

Fuente: Los Andes

En los primeros seis meses del presente año, las exportaciones de carne vacuna aumentaron un 62% y alcanzaron las 151.000 toneladas. China ha duplicado sus importaciones, y eso explica el crecimiento que han tenido los envíos al exterior. Otros mercados que también demandan la carne nacional son: Alemania, Holanda, Italia, Rusia, Israel y Brasil. Así lo refleja un estudio elaborado por los economistas Juan Manuel Garzón y Nicolás Torre de la Fundación Mediterránea.

Por el lado de la oferta de carne, hubo un importante incremento de la actividad de la industria frigorífica desde mediados del año pasado, con una faena que promedió 1.100.000 cabezas por mes, aumentando un 9% respecto al año pasado. En el primer semestre la producción de carne alcanzó las 1.500.000 toneladas, creciendo un 10% en relación al mismo período de 2017.

El informe de los mencionados economistas muestra también que el aumento de las ventas al exterior de carne vacuna "genera expectativa de que los precios de los animales puedan mantenerse en lo que resta del año, no solo en términos nominales, sino en poder de compra.La limitante de las exportaciones es que sólo representan el 15% de la producción de carne. En la dirección contraria juegan la estacionalidad de la oferta, un mercado interno con ajuste de ingresos, las elevadas tasas de interés que encarecen la retención y una inflación que podría aproximarse al 10% entre agosto y diciembre".

Los márgenes brutos de exportación, luego de la última devaluación, llegan a los niveles más altos de los últimos años en las cuatro integraciones que monitorean en la Fundación Mediterránea, que tienen que ver con las canastas donde se combinan diferentes cortes y destinos. En ese sentido se destaca la mejora de los márgenes en los envíos de carne a países de ingresos medios-bajos, como podrían ser China y Rusia, "el valor por kilo exportado estaría promediando los $109,10 en junio-julio y con un margen bruto de $46,90 por kilo, lo que equivale al 75% del valor de la hacienda", afirmaron los economistas.

 

Precios

 
Según expertos es uno de los mejores momentos de la industria frigorífica en casi una década.
Según expertos es uno de los mejores momentos de la industria frigorífica en casi una década.

En los últimos meses los precios de la hacienda le están ganando a la inflación, "esta es una buena noticia considerando la importante caída que se observó en el poder de compra interno de los animales en el segundo semestre de 2017. La categoría con mejor desempeño este año ha sido la de los novillos, con una suba del 10,5% en términos reales en Liniers. La salvedad es que ésta categoría ha sido la más castigada el año pasado. De todos modos el actual nivel de precios reales es bajo en relación al promedio de los últimos años", comentaron Garzón y Torre.

En lo que respecta a los precios en dólares, los mismos han caído en forma significativa, como consecuencia de la depreciación cambiaria. Los mismos se ubicaron en niveles muy bajos, tanto en relación a los valores observados en los últimos años como en perspectiva a los precios que se verifican en algunos de los países vecinos y competidores en el mercado mundial de carnes. Para los economistas de la Fundación Mediterránea, "este bajo precio de la hacienda es el que posibilita los buenos márgenes de exportación, y el que genera un enorme atractivo para que los exportadores sigan consolidando sus envíos al exterior".

Por último, el estudio de los economistas Garzón y Torre sostiene que ante un escenario de crecimiento sostenido de la producción y las exportaciones, "la industria frigorífica que está enfocada en el mercado externo, pasa probablemente por el mejor momento de los últimos 8 o 9 años".

Además, se recuerda que con los precios de la hacienda en recuperación en poder de compra local pero aún con valores muy bajos, "los productores ganaderos siguen con el proceso de ajuste de sus rodeos, llevando la faena de hembras a niveles preocupantes".

Fuente:Infobae

Página 1 de 26

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875
Villa Sarmiento, Buenos Aires.
TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Alicia Moreau de Justo 1120 -

3 Piso of. 306 "A".

TE: 5411 5279-4741