El lanzamiento tendrá lugar en el marco de la Feria Gulfood, la mayor muestra del mundo árabe y de la que participan más de 130 empresas argentinas. La plataforma comercial tendrá un depósito, oficinas y un showroom para productos argentinos        

El secretario de Comercio, Miguel Braun, y el subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas, viajaron a Dubai, Emiratos Árabes Unidos, para participar de la edición número 23 de la Feria Gulfood, una de las exposiciones comerciales de alimentos más grande del mundo.

 

Junto con representantes de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Exterior, están acompañando a las más de 130 empresas argentinas que participan de esta feria entre el 18 y el 22 de febrero.

 

 

En ese marco tendrá lugar la inauguración de un hub de alimentos argentinos en Jafza, en el puerto de Dubai. La plataforma comercial consistirá en un depósito con oficinas y un showroom para productos argentinos.

 

“Esta nueva plataforma comercial es una respuesta a las dificultades logísticas y comerciales que hoy enfrentan las empresas argentinas para ingresar al mercado de Medio Oriente. Necesitamos que más empresas argentinas puedan exportar sus productos para crecer y generar empleo; y creemos que con la calidad y el talento de los productores argentinos podemos ganar mercado en el mundo árabe”, dijo el secretario de Comercio, Miguel Braun.

 

Según explicaron, el objetivo de este espacio es poner a disposición de los productores argentinos que quieren exportar a Emiratos como punto de salida a los demás países del Golfo y Europa una plataforma que ofrece unareducción de los costos portuarios, un depósito más barato y mayor cantidad de días libres en el puerto, entre otros beneficios.

 

Durante la feria, Braun también presentará la plataforma Exporta Simple ante empresarios argentinos y potenciales compradores de la región del Golfo.

 

Un representante de la empresa Mieles Cor Pam contará su experiencia de exportación mediante esta herramienta en una reciente transacción con un comprador emiratí.

Fuente: IProfesional

Tras un 2017 en el que el déficit comercial marcó un récord y que fue complejo para los principales rubros exportadores, este año hay ramas de actividad que hoy gozan de mejores perspectivas para concretar negocios. Pero varios rubros enfrentan amenazas 

Pese a todos los esfuerzos por avanzar con la "reinserción inteligente" de la Argentina en el mundo, la realidad es que el frente externo no viene generándole grandes alegrías al Gobierno. 

El corolario se dio en 2017, luego de que la diferencia entre exportaciones e importaciones dejara un rojo histórico.

 

El déficit trepó hasta cerca de u$s8.500 millones. Esta cifra no sólo significó un cambio de tendencia abrupto respecto de la balanza positiva que se registró durante 2016 (u$s1.970 millones a favor), sino que implicó la consolidación de un récord negativo para la Argentina. 

Una de las razones por las cuales se potenció este déficit se explicó por el muy pobre dinamismo de las exportaciones

Según el INDEC, los envíos del "Made in Argentina" totalizaron poco más de u$s58.400 millones, lo que implicó un alza menor al 1% respecto de los niveles de 2016. 

Las proyecciones para 2018 no prevén una reversión del rojo de la balanza, pero sí un leve repunte de las ventas al mundo. 

Según el último relevamiento de FocusEconomics, que compila las estimaciones de bancos y consultoras, la previsión es que las exportacionesalbicelestes trepen un 6% este año, contra importaciones que se expandirían a una tasa de más del 7%, dando como resultado un déficit comercial incluso más negativo, que rozaría los u$s10.000 millones. 

Como una suerte de "semáforo" de los sectores más representativos del "Made in Argentina", hay algunos rubros que hoy tienen las "luces verdes encendidas" para lo que resta del 2018. 

Sin embargo, la realidad es que también hay varias ramas de actividad que enfrentan amenazas en el corto plazo. 

-Sector cárnico, en pleno despegue

 

Se perfila como uno de los sectores más dinámicos de la Argentina como generador de divisas, siendo el tercer complejo exportador más importante del país, con un share de casi 5%. 

En 2017, los envíos al exterior de cortes vacunos superaron las 300.000 toneladas, lo que implicó un salto de casi 60% respecto de los niveles de 2015, cuando los frigoríficos todavía sufrían trabas para vender al mundo. 

En términos de divisas, esta industria generó u$s1.284 millones, con el agregado de que el país volvió, tras seis años de ausencia, a ocupar un lugar en el top ten de los mayores exportadores a nivel global. 

La novedad para este año es que en mayo estará plenamente vigente el acuerdo con el gobierno de China, que permitirá colocar en ese destino carne con hueso de alta calidad. 

Cabe destacar que hasta antes de la firma de los protocolos, ese país solo compraba cortes congelados sin hueso de escaso valor. 

Sobre este punto, el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti, aseguró que el mercado chino "no tiene techo" y que, gracias a la apertura, los embarques totales de carne vacuna crecerán un 35% en 2018. 

-Automotrices: prevén salto de más del 40%

Independientemente del boom de patentamientos que experimenta el sector, los directivos de terminales apuestan también a una fuerte recuperación de las ventas al mundo para este 2018. 

El automotor es el segundo complejo exportador de la Argentina, con un share de más del 10% en el total nacional. 

Desde ADEFA, la entidad que nuclea a las marcas que producen en el país, trazaron una proyección de 300.000 unidades colocadas en mercados externos, lo que implicaría –de concretarse- un salto del 43% con respecto a 2016. 

Se trataría de una recuperación importante, pero es importante ponerla en perspectiva: no sería suficiente para equiparar los niveles de 2011, cuando las terminales despacharon más de medio millón de vehículos. 

"La mejora que proyectamos en nuestros programas de viene impulsada por los importantes lanzamientos de productos nacionales. A ello se suma el impacto positivo de la recuperación de Brasil, tras años de intensa contracción, y la diversificación de los mercados de extrazona”, señaló Luis Fernando Peláez Gamboa, presidente de ADEFA. 

En tanto, Alejandro Ovando, director de IES Consultores, afirmó que "las perspectivas para el año 2018 indican que podría tratarse del año de despegue de la industria, siempre teniendo como pilar la producción de pick-ups dentro de un marco expansivo de la demanda externa".

Desde la consultora Radar, que dirige la economista Paula Español, coincidieron en señalar que el factor determinante será "la recuperación de Brasil", pero advirtieron que "su impacto sería moderado en términos agregados". 

La razón es que la mayor generación de divisas quedará anulada por las fuertes importaciones, dado que desde el año pasado, 7 de cada 10 autos que se venden en el país son importados. 

Esto llevó a que la balanza comercial sectorial haya cerrado 2017 con un déficit de u$s3.560 millones, más del doble que el período anterior. 

Si bien podría haber una moderación del rojo, los expertos esperan que este año se mantenga en niveles muy elevados. 

-Campo: 14 millones de toneladas menos

El sector agrícola es, definitivamente, el que tiene mayor influencia en el amperímetro del comercio exterior. Considerando el rubro cerealero y oleaginoso, es el primer complejo exportador, con un share del 45%. 

El problema es que, en plena recta hacia la temporada alta de "agrodólares", el factor climático está castigando a las zonas más productivas. 

"Más de 13 millones de hectáreas implantadas con maíz, soja y girasol mantienen una condición de humedad entre regular y mala", alertaron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. 

"Los problemas climáticos hicieron reducir las estimaciones de rindes y producción durante las últimas semanas. Los precios, que podrían aumentar si se profundiza el mal resultado –sobre todo en soja-, no llegarían a compensar la baja de las cantidades exportadas", agregaron desde la consultora Radar. 

Según estimaciones de la Sociedad Rural Argentina (SRA), para esta campaña habrá cerca de 81 millones de toneladas de granos para comercializar en el exterior. 

Considerando que el ciclo anterior se habían alcanzado las 95 millones de toneladas, esto implicaría una caída de más del 15% en volúmenes. 

En términos de divisas, diversas cámaras sectoriales prevén que el valor de la cosecha se reduciría entre u$s4.000 y u$s5.000 millones. 

-Minería: año de transición 

Un informe de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES) detalló que, pese a que el Gobierno bajó los derechos de exportación, el rubro minero no reaccionó de la manera esperada y se mantuvo estancado durante 2017. 

De acuerdo con la consultora, con una presión tributaria aun elevada y costos en dólares que se movieron al alza, la Argentina quedó peor posicionada respecto de otros productores, como Chile y Perú, que compiten por inversiones. 

En este contexto, desde Radar, señalaron que "la tendencia continuará siendo decreciente como consecuencia de que los principales proyectos mineros se encuentran en la fase declinante de su ciclo de producción" y que "las iniciativas nuevas de magnitud siguen en su mayoría frenados". 

El único segmento que muestra dinamismo entre los minerales metalíferos, según IES, es el litio, que exhibió aumentos en sus niveles de producción y exportaciones, de la mano de cuatro proyectos en marcha y otros siete en estudio. 

El consenso es que este año no habrá que esperar un crecimiento notorio de las ventas al mundo, pero sí se prevén mejores perspectivas a mediano plazo, a medida que se activen las inversiones pactadas. 

-Siderurgia, en alerta 

Sumado el sector del aluminio, este complejo se ubica en el top 10 entre los principales exportadores de la Argentina. 

La industria nacional del acero viene de cerrar un gran 2017 en el plano internacional: las ventas al mundo sumaron casi 650.000 toneladas, un 48% más que el período previo, por un valor de más de u$s620 millones. 

Se trata de una actividad que está muy atada a la evolución del petróleo, dado que provee material para esa industria. Y el alza del precio internacional del crudo fue clave para su recuperación. 

Hacia adelante, sin embargo, hay algunas luces rojas: desde Radar advirtieron que "existen riesgos" por la posible aplicación de aranceles y cuotas de importación por parte de Estados Unidos.

El presidente Trump, amparado en la potestad que tiene por considerar a los productos siderúrgicos de "interés nacional", planea imponer barreras a su ingreso.  

El objetivo sería detener el avance chino en ese mercado. Pero al no poder aplicar medidas exclusivamente a un país, entonces avanzaría con un "cerrojo" generalizado. 

Así, afectaría a la Argentina, que despacha a ese mercado más de 200.000 toneladas anuales, volumen explicado mayomente por tubos de acero sin costura para la industria del petróleo. 

La Casa Blanca deberá expedirse antes de mediados de abril, pero en las empresas nacionales que tienen a EE.UU. entre sus principales destinos, como Tenaris, la preocupación está en aumento. 

Fuente: IProfesional

Se proyecta repetir la performance de accesos ganandos en 2017 (25 destinos para 37 productos). Estados Unidos abriría su mercado de carne bovina este año.

Los 25 mercados internacionales que la Argentina abrió durante 2017 para 37 productos agroalimentarios nacionales, es la meta a repetir por el área de Relaciones Internacionales del l Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

El organismo confía en que la curva continúe subiendo. Es que en 2016 habían sido 32 los nuevos productos habilitados para colocar en 21 nuevos destinos, y tras el crecimiento experimentado el año pasado, el objetivo pasa por continuar en la misma senda. "La idea es profundizar lo que se vino haciendo el año pasado y avanzar en los distintos mercados que ya están abiertos, como agregar cítricos dulces para México, lograr la firma final del protocolo para la carne enfriada a China o de carne porcina a Sudáfrica", afirmó a El Cronista Juan Manuel De Hoz, técnico de la Coordinación del Relaciones Internacionales del organismo.

Respecto al acuerdo con China para la carne bovina enfriada y con hueso, que incluyó también carne ovina y caprina de la Patagonia, anunciado en enero de este año, afirmó que todavía operativamente no se puede exportar ya que se está avanzando y ultimando detalles para la firma del protocolo, algo que tiene como plazo final el mes de mayo.

El trabajo de apertura de mercados es en conjunto con el Ministerio de Agroindustria, autoridad de la que el organismo depende, que es quien establece cuáles son los destinos meta a cumplir en el año y los cupos requeridos por los exportadores. "Se puede cumplir tranquilamente el objetivo porque tenemos que profundizar las exportaciones de distintos productos como cítricos, carnes o frutas. Nuestro trabajo es generar las condiciones sanitarias para que las empresas puedan exportar", sostuvo De Hoz.

Entre los mercados abiertos el año pasado que desde el organismo resaltaron se encuentran el de langostinos y derivados hacia Australia; carne aviar a Canadá; uva fresca, arándanos y arvejas secas a China; bovinos y bubalinos en pie para reproducción a Egipto; lana ovina a Corea del Sur; semen equino a Japón y productos de la pesca a Túnez.

También, en el último trimestre, destacaron que profesionales del organismo coordinaron y estuvieron en las recorridas de las delegaciones de Perú para el establecimiento de equivalencias de productos de pesca; de Australia en su visita al sistema de control para la exportación de maní; de Marruecos en la renegociación del certificado sanitario para equinos en pie; de Panamá para la rehabilitación de establecimientos cárnicos bovinos y plantas lácteas; o de Corea del Sur para la habilitación de establecimientos de productos cárnicos termoprocesados. Respecto de la pesca, en enero último el Senasa recibió a una delegación de la Unión Europea (UE) para la verificación del sistema de inocuidad.

Pero entre los más importantes todavía queda pendiente la apertura para la carne bovina sin hueso de Estados Unidos. La visión desde el Senasa es que la aprobación final podría llegar este año. En principio, Estados Unidos habría pedido información adicional a través de un cuestionario técnico (con repreguntas) que se está ultimando en el Senasa. "Técnicamente se trata de actualizaciones e inquietudes que estamos respondiendo", afirmaron. El organismo ya había respondido las consultas recibidas por el Servicio de Inspección de Seguridad Alimentaria (FSIS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que ahora volvió a solicitar más información.

También este año se tiene previsto avanzar con el reconocimiento de estatus sanitario libre de fiebre aftosa con Australia, para el envío de productos lácteos y bovinos, y para carne bovina con Japón, entre otros aspectos que tratará de profundizar en las reuniones preparatorias del G20 y en el marco del acuerdo Unión Europea-Mercosur, a las que ya asistió durante 2017 formado parte del equipo negociador del Ministerio de Agroindustria.

Fuente: El Cronista

 Desde la cámara que agrupa a las empresas del sector aseguran que para llegar a un share del 15% se necesita un plan de trabajo a diez años. Industriales afirman que los problemas de competitividad representan la principal traba para hacer crecer el valor agregado

El mercado argentino de motos cerró el 2017 con cerca de 693.000 unidades, lo que representó un crecimiento de 43% interanual.

Del total comercializado el año pasado, unas 636.500 motos, casi 92%, fueron fabricadas en el país, cifra que fue un 20% mayor a la de 2016.

 

Sin embargo, por detrás de estas cifras, hay un dato que llama la atención: la proporción de componentes nacionales apenas alcanza a un 5% del total.

Se trata de una cifra que se ubica incluso por debajo de la industriaautomotriz, donde ese nivel se mueve entre el 25% y el 30%. 

Directivos de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam) reconocieron el muy bajo nivel de contenido de partes y piezas de origen local en las unidades que se producen en el país. 

"Algunas marcas llegan a tener un 5% o 6% de integración nacional, pero la mayoría tiene menos que eso. Lo que se pretende es llegar a un 7% a todas las empresas en 2019, que se verán beneficiadas por una reducción arancelaria", indicó Lino Stefanuto, titular de la entidad. 

El directivo explicó que "el proyecto del Gobierno establece que si de acá a 24 meses se alcanza 7% de integración por empresa, las partes que se importaban bajarán el arancel a 0".

En este contexto, señaló a la agencia Télam que "todo es un circuito virtuoso", y consideró que "si se lega a 7%, hay posibilidad de subir un poco más todavía".

"En diez años se puede alcanzar una participación nacional de 15%" en la fabricación de motos, indicó. 

Plan de acción

Cabe destacar que las doce terminales que conforman Cafam iniciaron un trabajo conjunto con más de 30 compañías motopartistas del país, congregadas en la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), para aumentar la integración nacional de piezas en las motos.

 

"Lo positivo es que nunca se había hecho antes, en forma concreta esto de buscar una mayor integración de piezas nacionales", destacó a Télam, el gerente general de AFAC, Juan Cantarella.

Indicó que "antes se hacía como para mostrar que se estaba haciendo algo, pero la realidad es que no había mucho convencimiento y no pasaba nada".

En cambio remarcó que "ahora, tanto terminales como proveedores tienen mucho interés en avanzar en ese sentido, si bien se trata de una iniciativa privada a la cual las empresas de ambos sectores no están obligadas a concurrir".

Cantarella puntualizó que "la situación de la competitividad de la Argentina no es la mejor", pero afirmó que "a pesar de eso, todavía hay margen par localizar algunas piezas".

Destacó que "la industria tiene tres de los cinco elementos que se requieren para su desarrollo", y precisó que "el mercado interno es importante, las ensambladoras de motos están, y el parque de proveedores es relevante".

"Esto tres elementos están y no son nada fáciles de tener", puntualizó el dirigente gremial empresario, quien indicó que "lo que queda es trabajar en la competitividad sistémica e ir prensando los desarrollos de las nuevas tecnologías a cinco o diez años".

Destacó que "es muy positivo haber comenzado este trabajo conjunto", porque señaló que "muchas veces ni siquiera se conocen los fabricantes con sus proveedores".

 

"El hecho que se conozcan ya es condición para que surjan oportunidades. Creemos que los porcentajes fijados para los dos primeros años son alcanzables", indicó el ejecutivo de AFAC, quien puntualizó que "las nuevas tecnologías se están incorporando a una velocidad mayor, y las motocicletas van a ser sustancialmente diferentes dentro de diez años".

Por eso consideró que "hay que pensar en un horizontes de 5 o 10 años", y para ello estimó que "habrá que pensar cómo desarrollar productos que hoy no se fabrican".

Fuente: IProfesional

Por problemas de competividad y dificultades para insertarse en cadenas globales de valor, nuestro país viene perdiendo peso relativo en el comercio regional

 
 
 
Alarma anticompetitiva: las exportaciones argentinas, con peor performance regional

Entre 2011 y 2017, el total de exportaciones de bienes argentinos cayó más del 30%. En ese período, las ventas externas pasaron de un récord de u$s 84.268.700 a u$s 58.424.250 el año pasado. Tras un deterioro continuo desde el pico exportador hasta el 2015, en los dos últimos años se revirtió la tendencia, aunque la recuperación fue muy gradual.

 

 

 

Para este año se estima que las exportaciones podrían tener un crecimiento cercano al 5%, aunque los analistas temen por el impacto de la sequía que afecta amplias zonas del país. Esta situación climática anticipa una baja sensible de la producción de maíz y oleaginosas (soja y girasol) y con ello tendrá un efecto en las ventas externas de granos. Así, el escenario más probable es que las exportaciones terminen este año en niveles similares a los de 2017.

En comparación a otras economías de América latina, el panorama es aún más complejo. Un informe de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI) advierte que en 2017 nuestro país tuvo la peor performance exportadora de la región. Del estudio que excluye a Venezuelapor falta de datos actualizados,surge que las exportaciones de todos los países sudamericanos crecieron el año pasado a un ritmo de dos dígitos o muy cerca de ese nivel.

 

 

En términos interanuales, Colombia tuvo en 2017 un incremento de sus ventas externas del 19%, mientras que Brasil se recuperó 18,5% en este rubro, Ecuador el 13,7%, Chile 12,7% y Perú 11,3%. Además, las exportaciones bolivianas aumentaron el 11% interanual, las exportaciones de México treparon 9,5%, y las de Uruguay y Paraguay crecieron 9,2%.

 

 

 

En el caso de la Argentina, las ventas al exterior aumentaron apenas el 0,9%, sostiene el informe de DNI. En este sentido, debido al hecho que el PBI medido en dólares haya crecido el año pasado más que las exportaciones, "el ratio exportaciones/PBI en Argentina descendió (desde bajos niveles) aún más en 2017", apunta el documento. Según la OMC las exportaciones de todos los países crecieron en 2017 el 3,6% en promedio.

 

 

Consultado sobre las razones que explican este magro desempeño exportador argentino, Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, adjudicó el hecho a "los costos de producción en Argentina y problemas de inserción internacional". En este sentido, recuerda que Chile, Colombia y Brasil tienen una gran red de acuerdos internacionales que les permite crecer rápidamente cuando mejora la demanda, mientras que México y Brasil son países de grandes empresas. Frente a eso, en la Argentina predominan las pymes y, además, hay que "trabajar mucho en productividad, competitividad e inserción en cadenas globales de valor".

 

 

El desempeño exportador en parte es reflejo del relacionamiento externo. Mientras México ha firmado acuerdos comerciales (e ingresa sin arancel) con una cantidad de países que representan el 80% del PBI mundial y Chile con el 90%, la Argentina tiene acuerdos de libre comercio sólo el 10% del PBI global. En el caso de Brasil, son de ese origen el 33% de todas las multilacionales latinoamericanas, lo que le da una capacidad de producción y escala que facilita la inserción en las cadenas de valor. La Argentina cuenta apenas con seis multinacionales.

 

 

En este cuadro de situación, el informe también destaca que nuestro país no sólo fue el país de peor desempeño en América Latina sino que también "viene perdiendo en la comparación con otros países de la región, en especial con Chile, que hasta 2009 exportaba en valores menos que la Argentina, pero que en 2017 superó en más de u$s 10.000 millones las exportaciones de nuestro país.

Fuente: Cronista

En 2017, el Senasa certificó embarques a 112 países, por 206 mil toneladas e ingresos por 112,5 millones de dólares.

urante 2017, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) contabilizó la exportación de 206.039 toneladas de maíz pisingallo a 112 países y por un valor FOB, declarado por los operadores, de unos 112,5 millones de dólares.

El proceso de fiscalización de estas operaciones se concreta a través del Sistema Certificación de Productos de Origen Vegetal (Certpov). Según difundió el organismo, en la actualidad se encuentran inscriptas y habilitadas para la exportación 52 plantas situadas en las principales regiones maiceras, con cuatro zonas bien delimitadas que concentran la mayor proporción de este cultivo: norte y sudeste de Buenos Aires, sur de Santa Fe, Córdoba, y el NOA.

Producto diferenciado

Al igual que otros maíces, tales como los Plata (Flint) o los de Alto Valor (MAV), el pisingallo (conocido también como pochoclo, pororó, popcorn) es un producto diferenciado que se destina al consumo humano con valor agregado mediante su procesamiento.

La Argentina, como principal exportador, es uno de los referentes en el mercado mundial. Se exporta casi la totalidad de lo que se produce, alrededor del 97 por ciento del total, derivándose el tres por ciento restante al consumo interno.

Entre los destinos más destacados el año pasado se encuentran India, Colombia, Emiratos Árabes Unidos, Perú, Marruecos, Ecuador, Egipto y, en un rango menor, Turquía, Argelia, y Filipinas, entre otros.

Calidad

Para contribuir en su consolidación, desde el 2016 el Senasa implementa un sistema de control de calidad de maíz pisingallo con destino a exportación. Su objetivo es verificar el cumplimiento de requisitos de calidad, establecidos en la Resolución N° 517/2015 por parte de exportadores y plantas procesadoras.

Entre los principales requerimientos del sistema se encuentran la implementación de buenas prácticas de manufactura (BPM) en los establecimientos procesadores, que incluyen trazabilidad, registros, control de plagas, capacitaciones, y medidas preventivas para evitar contaminaciones no deseadas tales como micotoxinas, residuos de pesticidas, y organismos genéticamente modificados (OGM).

Gabriel Grosso, profesional de la Dirección de Calidad Agroalimentaria del Senasa, afirmó que los productores procesadores y exportadores de maíz pisingallo supieron explotar una atractiva producción e introducirse en el negocio de esta especialidad granaria en una gran cantidad de países.

Mejoramiento

“Realizando importantes inversiones, tanto en el mejoramiento, como en la aplicación de mejores prácticas en la producción primaria y en plantas de procesamiento, sumado a la adopción de sistemas de gestión de la calidad, se logra dar cumplimiento a las características buscadas por los clientes en el mundo”, añadió el agente del Senasa. De esta manera, el origen argentino tiende a disminuir reclamos o rechazos por parte de las autoridades sanitarias extranjeras. El propósito es mantener en alto la imagen de este producto, acceder a nuevos mercados y mantener los actuales.

Certificaciones

“Accediendo a certificaciones de calidad como las BPM, las empresas registradas quedan mejor preparadas para cumplimentar otras certificaciones como HACCP, ISO, y otras certificaciones privadas que les exigen sus vínculos contractuales”, finalizó Grosso.

Fuente: Agro Voz

Impondrán aranceles de hasta el 75% a productos de China, Brasil, India, Malasia y Vietnam.

El Gobierno aplicó medidas antidumping para importaciones de porcelanato procedente de China, India, Vietnam, Malasia y Brasil.

La Comisión Nacional de Comercio Exterior del Ministerio de Producción estableció derechos de importación para todos los tipos de porcelanato de Brasil, India, Vietnam y Malasia y sólo para el de tipo esmaltado de China, que ya tiene medidas para el producto sin esmaltar, según una resolución publicada en el Boletín Oficial.

Los aranceles para India se fijaron en 75,8%; Malasia, 32%; Vietnam, 31,15%; China, 27,7%, y Brasil, 10,06% para el exportador Cerámica Villagres -que obtuvo una determinación individual de dumping-, y 48,2% para el resto, excluyendo a las empresas PBG y CECRISA, que demostraron no hacer dumping.

Asimismo, se aceptó un compromiso de precios del exportador chino Foshan Junjing Industrial Co, indicó la Resolución 77/2018 del Ministerio de Producción.

La determinación surge de un pedido de la Cámara de Fabricantes de Pisos y Revestimientos Cerámicos.

 

Las medidas antidumping buscan hacer frente a esa práctica comercial desleal que consiste en vender un producto en otro país a un precio más bajo que en el país de origen. El mecanismo antidumping está regulado por la OMC y requiere comprobar la existencia de dumping y que el mismo haya generado daño en la industria del país importador.​

Fuente: Clarín

Aunque destinada a restringir las importaciones de China, la aplicación de aranceles y cupos sería de carácter general para evitar denuncias ante la OMC.

Desde hace algunas semanas, la industria siderúrgica argentina se declaró en estado de alerta ante la posibilidad de que el gobierno de los Estados Unidos decida aplicar aranceles de importación al acero, pero también al aluminio. Presionado por el fuerte lobby de las grandes siderúrgicas, el presidente Donald Trump tiene en estudio varias alternativas que le presentó el Departamento de Comercio.

 

 

En el caso de Argentina, lo que está en juego es un mercado de más de 200.000 toneladas de exportación anual. Casi el total de ese volumen corresponde a tubos de acero sin costurapara la industria petrolera.

Según datos del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, en 2017 la importación de tubos de acero totalizó 210.678 toneladas, por un valor de casi u$s 222 millones.

 

 

Las medidas bajo análisis se dan en el marco de la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, según la cual la Casa Blanca plantea que ciertos productos son de interés para la seguridad nacional, por lo que se atribuye el derecho a aplicar medidas de protección comercial. Fuentes consultadas por este diario dijeron que en verdad la medida apunta a cerrarle el camino a los productos de origen chinos, pero toma una medida general bajo la perspectiva de la Sección 232, para evitar reclamos o paneles de investigación en la Organización Mundial de Comercio (OMC). En el caso de la siderurgia China es el destinatario del 36% de las medidas antidumping presentadas ante la OMC.

 

 

 

La pulseada

Esta semana el presidente Trump se reunió con legisladores republicanos y demócratas que le plantearon la necesidad de avanzar rápido en la defensa de los industriales estadounidenses. Pero también hay voces que piden precaución en este tema para evitar precios más elevados en el mercado doméstico que perjudiquen a los industriales locales.

 

 

La Administración Trump tiene hasta 11 de abril para decidir qué hacer con los araceles y los cupos al acero y hasta el 20 de ese mes en el caso del aluminio. La amplitud y profundidad que tengan esas medidas, determinarán el impacto final en los países que hoy exportan a Estados Unidos. Pero la mera posibilidad de que se impongan restricciones ya genera incertidumbre de cara al futuro.

 

 

Tenaris es la principal afectada

"Desde Tenaris Siderca estamos siguiendo atentamente la decisión que tome el gobierno de Estados Unidos sobre la Sección 232, por el fuerte impacto que puede tener en la producción de tubos de acero en nuestra planta en Campana. Exportamos más del 70% de nuestra producción a todo el mundo y el mercado norteamericano es el más importante de todos", aseguró Javier Martínez Álvarez, Presidente de Tenaris Cono Sur, consultado por El Cronista.

El ejecutivo agregó que "el eventual cierre del principal mercado de tubería petrolera del mundo podría tener un doble efecto sobre nuestro negocio". Explicó que no sólo "podría impactar en nuestras exportaciones a Estados Unidos, sino que también generaría una mayor competencia en el resto de los destinos a los cuales exportamos, por el desvío de comercio de toneladas de tubos provenientes de países como China hacia mercados alternativos, incluido el argentino".

El cierre del mercado estadounidense golpearía también a Tenaris con una mayor competencia en el resto de los destinos a los que exporta.

 

 

Pero China no es la única amenaza. Carlos Vaccaro, director Ejecutivo de la Cámara Argentina del Acero, considera que "China, Rusia, Ucrania y Turquía son países con gran sobrecapacidad de producción, lo que puede generar un desvío de exportaciones hacia Latinoamérica y en especial a Brasil".

Sobre un total de consumo aparente de acero que ronda las 1650 millones de toneladas en todo el mundo, hay una sobrecapacidad de producción de 700 millones, de los cuales 400 millones provienen de China. Así, la aplicación de medidas restrictivas en Estados Unidos, además de cerrar ese mercado, tendría un efecto a nivel de precios internacionales en un mercado, de por sí, sobreofertado.

Fuente: El Cronista

Luego de que las ventas argentinas al exterior cayeron un 0,4% en cantidades en 2017, las exportaciones no modificarían esa tendencia este año.

 

Luego del déficit comercial récord en 2017, que llegó a un rojo de u$s 8471 millones, un análisis privado indica que las ventas de la Argentina al exterior seguirán con un "bajo dinamismo" en 2018.
"El bajo dinamismo de las exportaciones (-0,4% en cantidades en 2017) es una señal negativa en un contexto de profundización del déficit externo. Todo hace indicar que durante 2018 las ventas al exterior seguirán mostrando un desempeño modesto en términos agregados", analizó un informe de la consultora Radar.Los motivos por los cuales la consultora proyecta este escenario son:* Por el lado de cereales, oleaginosas y sus derivados (aceites, harinas, pellets, etc.), que representaron el 45% de las exportaciones en 2017, los problemas climáticos (sequías, heladas, etc.) hicieron reducir las estimaciones de rindes y producción durante las últimas semanas. Los precios, que podrían aumentar si se profundiza el mal resultado –sobre todo en soja-, no llegarían a compensar la baja de las cantidades exportadas.

 

* Las economías regionales seguirán mostrando resultados heterogéneos, afectadas por los problemas de logística y productividad estructurales. Tal como sucedió en 2017, estimamos que en 2018 sus ventas no crecerán significativamente en cantidades, más allá de las variaciones en el corto plazo del tipo de cambio. En cambio, podría repetirse el buen año de la carne vacuna (por la apertura del mercado chino) y la pesca.* Por el lado de la minería (alrededor de USD 3.500 M en 2017), la tendencia continuará siendo decreciente como consecuencia de que los principales proyectos mineros se encuentran en la fase declinante de su ciclo de producción. Los proyectos nuevos de magnitud siguen en su mayoría frenados.* Las exportaciones industriales serán impulsadas por la recuperación de Brasil, sobre todo en vehículos y autopartes, pero su impacto sería moderado en términos agregados. Existen ciertos riesgos en el sector de siderurgia –tubos sin costura- y aluminio por la posible aplicación de cuotas de importación de Estados Unidos a estos productos (aproximadamente USD 700 M en 2017).

Fuente: El Cronista

Busca neutralizar mecanismo no arancelarios.

Frente al planteo de algunos sectores industriales, el Mercosur planteará a la Unión Europea (UE), desde el próximo lunes en Asunción, la fijación de reglas birregionales para neutralizar trabas europeas a eventuales mejoras en las cuotas de exportación.

A fines de enero, el Gobierno recibió diversas notas sectoriales en las que había un punto en común: el logro del acceso al mercado de la UE no garantiza paradójicamente las exportaciones. Esto se explica, según fuentes oficiales y privadas consultadas por BAE Negocios, debido a que los exportadores de todo el mundo se topan en la UE con barreras sanitarias, ambientales, de calidad, climáticas u otros mecanismos de defensa de la competencia que en conjunto actúan como verdaderas medidas para-arancelarias.

De acuerdo con un documento publicado por este medio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), mientras la Argentina posee solamente 705 barreras no arancelarias hasta diciembre del 2017, la UE posee 2.075 mecanismos para dilatar el ingreso de productos extranjeros.

Durante la ronda en Asunción que podría extenderse por dos semanas, otro eje que se pondrá sobre la mesa es el otorgamiento de un claro "trato especial y diferenciado" a los países del Mercosur, por tratarse de la región de menor desarrollo relativo y para que las pymes no paguen las consecuencias luego de los acuerdos. "Este trato es necesario para poder atender las cuestiones estructurales del sector productivo argentino en general y las pymes en particular, y estar seguros que este tipo de acuerdos favorecen el desarrollo futuro de nuestro país en un marco de promoción de la producción y la creación de empleo de calidad", apuntaron las fuentes del Ejecutivo.

En línea con la postura del segmento autopartista, la mayoría de las cámaras industriales reclamaron a los gobiernos del Mercosur la extensión del período de desgravación de las canastas de bienes. El fin es asegurar un período de transición entre el actual nivel de protección arancelaria y la liberalización completa de vastos sectores industriales.

Fuente: BAE

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875 Depto. A

Villa Sarmiento - Buenos Aires Argentina

TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Azopardo 770 P18 Of 13

CABA - Buenos Aires Argentina

TE: 5411 5430-2390