Las estimaciones para 2018 proyectan un crecimiento de hasta el 3% de la facturación en el millonario negocio de las golosinas. 

Según información de los organizadores de la feria Expo Golosinas de Argentina, que reúne a los principales mayoristas y distribuidores del rubro y empresarios del sector, la industria argentina de las golosinas proyecta alcanzar un crecimiento del 3% en 2018, sobre una facturación estimada por encima de los 9.000 millones de pesos (unos 400 millones de dólares).

El negocio que se alimenta del consumo de más de 6 kilos de golosinas por habitante al año, una cifra muy importante, que revela una cultura del país por los dulces. Se sabe que las golosinas son una gran debilidad para los argentinos y su consumo es masivo y constante. 

En 2017, el sector culminó el año con un acumulado negativo del 1,6%, de acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), pero al igual que otros segmentos de consumo masivo viene experimentando una moderada recuperación desde el último trimestre del año pasado.

A pesar de que la mayor parte de la producción se vuelca al mercado interno, las empresas se animan a conquistar plazas internacionales, especialmente, las de la región.

El sector golosinas en el país está conformado por ocho productos: alfajores, barquillos y obleas, cacao y sus preparaciones, caramelos, confecciones de azúcar, confecciones de chocolate, goma de mascar y otras golosinas.

La mayor parte de la producción argentina de golosinas de unas 300.000 toneladas, se vuelca al mercado interno, pero desde hace algunos años, los productores mino de su internacionalización, empezando por exportar a otros países de la región y más recientemente, a países como Estados Unidos y algunos de Europa y Asia.

Para Ariel Korin, gerente de gestión de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya), una entidad que reúne a mayoristas y distribuidores del país, la exportación de golosinas argentinas es un negocio en crecimiento: “Si bien la evolución de las exportaciones experimentó una tendencia negativa en el período 2014-2016, entre 2016-2017 se revirtió esa característica con un aumento en el valor de exportación del 7%. Mientras que en 2016 se exportaron 41.000 toneladas por 163 millones de dólares, en 2017 se exportaron 42.000 toneladas por un valor (FOB) de 175 millones de dólares. 

Según la Adgya, entre los productos que más se exportan están el cacao, las confecciones de azúcar (caramelos, chupetines, chicle), los alfajores y por último, los barquillos y obleas. Dentro de la categoría del cacao y sus preparaciones, las figuras de chocolate como los huevos macizos es el principal producto de exportación.

Los países destinatarios de las golosinas nacionales son los países limítrofes de Argentina, con Brasil en primer lugar (25,8%), Uruguay (12,9%), Chile (11,4%) y Paraguay (10,4%). El alfajor no sólo es una de las golosinas que más se exportan, junto a las confecciones de azúcar sino un producto insignia argentino. Se calcula que en Argentina se venden seis millones de alfajores por día. 

El gigante de la exportación de golosinas es Arcor, que empezó a realizar sus primeras ventas al exterior y a participar en ferias internacionales a principios de los ‘60. Hoy llega con sus productos a más de 120 países en los cinco continentes. El famoso bon o bon es el producto estrella del Grupo Arcor, que se produce en cinco plantas distintas, en Argentina y en el exterior (Chile, Brasil y México) y desde allí se exporta a diferentes países, con una fuerte presencia en África, Medio Oriente y en el Sudeste Asiático. La compañía exporta más de 750 millones de unidades de esta golosina, por año a más de 60 países.

A nivel global, la expectativa de este mega-exportador es seguir expandiendo su presencia en América Latina, principalmente en Brasil, y continuar desarrollando los mercados de Asia, África y Japón.

Otra empresa que exporta parte de su producción (3%) es el grupo Palmesano que vende a Uruguay y Paraguay con sus dos marcas, Chocolates Lacasa y Golosinas OENP, y busca también busca introducir sus productos en Bolivia. 

Una experiencia interesante es la de Cachafaz, un fabricante de alfajores de muy buena calidad y galletitas 100% integrales, y un alfajor elaborado con arroz yamaní, mousse y chocolate, que busca convertirse en un “jugador serio” en productos alimenticios de calidad y saludables, que en 2013, entró en EEUU, tras cerrar un acuerdo con Walgreens. Sus productos también se exportan a Brasil, Chile y España y desde el año pasado, a Canadá y algunos países de Asia. El mes pasado, Cachafaz realizó su primera exportación de alfajores a Israel y tiene especial interés en desembarcar próximamente, en el mercado ruso. 

Más reciente es la expansión exportadora de la marca Sin Culpa, una empresa dedicada a la producción de alfajores y barras de arroz, que comenzó a exportar barras de arroz y alfajores a Uruguay, para luego proyectarse a Paraguay, Bolivia y EEUU, específicamente en Miami, donde contactaron grandes empresas de importación. La barrera con la que se encuentran sus envíos –indica Leandro Suescun, gerente comercial de la empresa– es el rápido vencimiento de su alfajor de dulce de leche (tres meses), por lo que las exportaciones se limitan al camión para los países limítrofes y la carga aérea para las entregas en Miami. En 2018, Sin culpa espera para este 2018 vender el 5% en la región.

El valor de exportación de golosinas en 2017, alcanzó los 175 millones de dólares. 

Fuente: La Nación

Las ventas del sector autopartista en el primer bimestre del año sumaron u$s711 millones, con una suba de 24,1% respecto del mismo período de 2017, informó Investigaciones Económicas Sectoriales (IES).

"Las expectativas del sector para lo que resta de 2018 siguen siendo favorables ante una producción local pujante y una demanda externa que permanecería en alza", pronosticó Alejandro Ovando, director de la consultora.

Sin embargo, IES señaló en un comunicado que "el saldo comercial del sector sigue exhibiendo un claro deterioro".

Las ventas al exterior crecieron 2,9% con respecto a los mismos meses de 2017, al alcanzar los u$s216 millones, mientras que las importaciones aumentaron 36,3%, elevándose a u$s1.650 millones.

De acuerdo a estas cifras, el déficit alcanzó los u$s1.434 millones, 43,3% superior al del mismo período del año anterior; y sólo 22% corresponde al intercambio con Brasil.

La entidad precisó que en el primer bimestre del año Brasil continuó siendo el principal origen de productos autopartistas al captar 26,7% del total. Lo siguieron China (20,8%), Tailandia (8,3%), Estados Unidos (7,7%), Alemania (7,5%), Francia (3,2%), Italia (2,8%), México (2,7%), Japón (2,6%) y España (1,5%).

En cuanto al destino de las exportaciones de autopartes en el primer bimestre de 2018, Brasil sigue siendo el principal mercado, con una participación de 57,9%, seguido por Estados Unidos (9%), Alemania (5,7%), Chile (4,8%), México (3,8%), Uruguay (3,1%) y Paraguay (2%), indicó la consultora.

Fuente: BAE

Durante el encuentro, ambas partes acordaron sobre el avance del proceso necesario para que, al momento de la celebración de la reunión G-20 de Agricultura, a fines de julio en Buenos Aires, la carne bovina y ovina de la Patagonia estén disponibles en el mercado japonés, y la carne japonesa esté en iguales condiciones en el mercado argentino.

El ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, acordó con su par de Japón la apertura recíproca del mercado de carnes, informó hoy la cartera a través de un comunicado.
Etchevehere destacó “la relación bilateral privilegiada y estratégica entre Japón y Argentina” y “la necesidad de profundizar el vínculo comercial para el beneficio de ambas naciones”, durante la reunión que mantuvo en Tokio con Ken Saito, ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca del país asiático.

“Existe voluntad política para que la Argentina y Japón potencien su relación comercial”, afirmó Etchevehere y agregó que “creemos que hay un gran espacio para profundizar y diversificar nuestros intercambios y esperamos poder avanzar prontamente en acciones de apertura de mercado y de promoción comercial, en beneficio mutuo”.
Tokio es el punto de inicio de una gira comercial por el continente asiático de la que, además de Etchevehere, participan el embajador argentino en Japón, Alan Beraud; el secretario de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison y el subsecretario de Relaciones Agroalimentarias Internacionales, Maximiliano Moreno, representantes de la Cancillería Argentina y del sector privado.

Entre otros asuntos, se transmitió el interés en concluir con la apertura de arándanos y de avanzar con las aperturas de mercado a nuestras exportaciones de uvas y cerezas y se recordó el Memorando de Entendimiento sobre Desarrollo de la Tecnología de Producción Masiva de Semillas de Besugo y Lenguado del 2000.

En este contexto, “se planteó el interés de generar vínculos científico-técnicos y comerciales para la capacitación y transferencia de conocimiento y de realización de proyectos productivos para el desarrollo de acuicultura de agua dulce y marítima”, destaca el comunicado.

“En 2017, Japón registró importaciones de carne bovina fresca o refrigerada deshuesada por más de 1.900 millones de dólares, y más de 1.100 millones en carne congelada deshuesada, lo que da cuenta del atractivo de este mercado para las exportaciones argentinas”, indicaron desde el ministerio de Agroindustria.

Fuente: Notitrans

El comercio exterior de la Argentina en los últimos 6 años se ha caracterizado por una caída respecto
de sus valores máximos de inicios de la década. En 2011, las exportaciones argentinas habían
alcanzado la cifra de 84.000 millones de dólares y las importaciones, 74.000 millones. A partir de ese
punto, ambas partidas comenzaron a reducirse y amesetarse notoriamente.
Durante los últimos dos años se ha producido un nuevo ciclo, caracterizado por un crecimiento muy
importante del déficit comercial y una diferenciación entre el comportamiento de importaciones y
exportaciones. Mientras las exportaciones se mantuvieron prácticamente estables en 2016 y 2017,
aumentando 1,7% el primer año y 0,9% en el segundo, las importaciones modificaron su
comportamiento: primero cayeron 6,9% en 2016, y luego crecieron 19,7% en 2017, iniciando desde
ese momento una fase de crecimiento elevado.
En el primer bimestre de 2018 las exportaciones estarían mostrando una cierta respuesta creciente, al
crecer un 10,1% respecto al mismo período de 2017. Por su parte, las importaciones elevarían su ritmo
de crecimiento, al aumentar un 29,3% en enero y febrero de 2018. Aunque sólo se disponga
información de dos meses, hay que seguir con atención este comportamiento en las próximas etapas.
La caída de las exportaciones obedece a una serie de factores nacionales e internacionales. Entre las
primeras podemos encontrar:
1. El incremento de las restricciones al comercio, impulsado por el proteccionismo de Estados
Unidos.
2. La economía mundial que no termina de salir de un ciclo de bajo crecimiento con
repercusiones negativas sobre el comercio mundial y particularmente sobre América Latina.
3. La reducción del crecimiento de la economía china
4. La crisis económica y política de Brasil, principal socio comercial de Argentina, y mayor 

comprador de productos industriales
El mundo tampoco se encuentra libre de riesgos. El incremento de las restricciones al comercio,
originado por una guerra comercial iniciada por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump; el
endurecimiento de las condiciones internacionales de financiamiento, que produce un aumento de las
tasas de interés que fijan los bancos centrales de las economías avanzadas y que podría generar una
salida de capitales de los países emergentes; el aumento de las tensiones geopolíticas, que podría
afectar la paz mundial, el equilibrio internacional y la actividad económica mundial. Son todos factores
que hacen posible un fuerte cambio de escenario
A nivel local, una serie de factores provocan que las exportaciones no crezcan en la medida que lo
hacen las compras externas:
1. la sequía que está sufriendo nuestro territorio que podría ocasionarle pérdidas de alrededor de
4.500 millones de dólares y una reducción en el crecimiento del PBI de 0,5%.
2. Los altos costos de la logística de las cadenas de producción
3. los aumentos de precios internos que han reducido el efecto de la devaluación inicial del tipo de
cambio y que le resta competitividad precio a los productos locales
4. la falta de planes de mediano y largo plaza para aumentar la potencialidad exportadora nacional
Esta situación que afecta a las ventas externas es muy importante ya que Argentina se encuentra en un
momento en el que se registra un aumento del déficit de Cuenta Corriente muy elevado, que ha llevado
al Gobierno a tomar la decisión de financiarlo a través de deuda pública. Como ya lo han reconocido
los mismos funcionarios, el crecimiento del mismo no puede ser indefinido porque hará muy difícil la
sustentabilidad del crecimiento futuro. Por esta razón, se requerirán con urgencia las divisas generadas
por las exportaciones para hacer frente a los gastos de intereses y capital que la deuda genera.
Análisis del intercambio comercial argentino
En ese contexto macro en que se halla inserta la Argentina, no es extraño que las ventas externas
tengan dificultades para expandirse y que haya grandes volúmenes de saldos mundiales de productos
buscando mercados a los que dirigirse. Durante el primer bimestre de 2018, las exportaciones
argentinas crecieron un 10,6%, mientras las importaciones lo hicieron un 29,3%. Ello provocó un
fuerte aumento del déficit comercial, que pasó de 268 millones de déficit en enero y febrero de 2017, a
1.873 en el mismo período de 2018.
Por el lado de las exportaciones, las mismas registraron un crecimiento dispar. Los productos primarios
crecieron un 24%, los productos manufacturados crecieron un 5%, los bienes primarios agropecuarios 

crecieron un 12,7% y los combustibles crecieron un 78%.
Las manufacturas crecieron un 5%, dada la caída de 5% de las ventas de manufacturas agropecuarias y
al importante aumento de 19% de las manufacturas industriales.
Si se analiza la composición de las exportaciones del primer bimestre, se advierte que los productos
primarios representan el 25% de las exportaciones, las manufacturas agropecuarias el 35,7%, las
manufacturas industriales el 30,7% y las exportaciones de combustibles y energía el 8,5%.
En el caso de las compras externas, los diferentes rubros de importaciones tuvieron un comportamiento
más regular. Las importaciones de bienes de capital y sus repuestos crecieron un 22%: 18,3% los
bienes de capital mismos y 26,8% las piezas y partes.
Los bienes de consumo agrupados aumentaron un 30%: los automotores de pasajeros aumentaron un
35% y los bienes de consumo crecieron un 26,3%.
Finalmente, los combustibles y lubricantes crecieron un 58% y los bienes intermedios un 34%. 
Comercio Exterior Argentino - Primer Bimestre de 2018 – Página 5
Av. Belgrano 124 Piso 1 (C1092AAO) Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Tel: 5411-4342-0010 – Fax: 5411-4342-1312
En el caso de la composición de las importaciones, 40% de las mismas son bienes y partes de bienes de
capital: 21% son bienes de capital mismos y 19% son repuestos y partes. Por otra parte, 23,5% son
bienes y artículos de consumo agrupados: 13,8% son bienes de consumo y 9,7% vehículos de
pasajeros. Finalmente, 7,5% de las importaciones son combustibles y lubricantes y 28,3% son bienes
intermedios.
Un dato importante ha sido el aumento de las exportaciones industriales de un 19,3% en el primer
bimestre del año. En estos rubros se han destacado los aumentos de los productos químicos en un
15,7%, las materias plásticas un 11%, los metales comunes y sus manufacturas un 47% y el material de
transporte terrestre un 40%. En valores absolutos, en el aumento total de 450 millones de dólares de las
manufacturas industriales de enero y febrero, pesaron los 236 millones del aumento de material de
transporte terrestre, los 151 millones del aumento de los metales comunes y sus manufacturas y los 72
millones el aumento de los productos químicos. 

Si se analiza las exportaciones por destino, qué se exporta a cada zona económica, se puede recrear un
mapa de las ventas externas del país y lo que se exporta a cada región del mundo.
El Mercosur implicó ventas por 1.959 millones de dólares en el primer bimestre de 2018. De ellas,
60% son manufacturas industriales (1.170 millones) y 18% son manufacturas agropecuarias (344
millones). En el segundo destino en importancia, la Unión Europea, donde se exportaron 1225
millones de dólares, el 25% de las ventas son manufacturas industriales y 54% son manufacturas
agropecuarias. En el caso del tercer destino, el NAFTA, a donde se exportaron 1.017 millones en dos
meses, 48% de las ventas son productos industriales (492 millones) y 16% son manufacturas
agropecuarias (166 millones). En el caso de la ASEAN (Sudeste Asiático), el 4° destino en ventas, a
donde se exportaron 1.006 millones, solamente 1% fueron industriales (15 millones) y 53% (533
millones) fueron agropecuarias. En el caso de Magreb y Egipto (países árabes) a donde se vendieron
599 millones en enero y febrero, 1% fueron bienes industriales (4 millones) y 52% fueron productos
agropecuarios (314 millones). En el caso de Chile, a donde se vendieron 459 millones de dólares, 33%
de las ventas fueron industriales (153 millones) y 30% agropecuarias (139 millones). Para el resto de
ALADI, a donde se vendieron 484 millones de dólares, 39% fueron ventas industriales (188 millones)
y 27% fueron agropecuarias (132 millones). Por último, en el caso de las ventas a China, a dónde se
exportó 463 millones de dólares, 11% de las mismas fueron MOI (49 millones) y 47% fueron
agropecuarias (218 millones).
Si, se analiza a dónde se venden los productos de más valor agregado, se tienen algunos datos para
remarcar: el 42% de las ventas de manufacturas industriales se envía al Mercosur (1.170 millones), el
18% al NAFTA (492 millones), el 11% a la UE (309 millones), el 7% a Suiza (202 millones), el 7% al
resto de ALADI (188 millones), el 5% a Chile (153 millones), y el 3% al SICA (Centroamérica, 72
millones). Agrupando esos 7 destinos, se alcanza el 93% de las ventas de manufacturas industriales.
Si se analiza el destino de los productos agropecuarios, la distribución geográfica es menos
concentrada: el 20% se exporta a la UE (663 millones), el 16% al ASEAN (533 millones), el 11% al
Mercosur (344 millones), el 10% al MAGREB y Egipto (314 millones), el 7% a China (218 millones),
el 6% a Medio Oriente (196 millones), el 5% al NAFTA (166 millones), el 5% al Resto del Mundo
(150 millones), el 4% a Chile (139 millones) y el 4% al Resto de ALADI (132 millones). Agrupando
esos 10 destinos, se reúne el 88% de las ventas de manufacturas agropecuarias. 

Conclusiones
A pesar que la información disponible del primer bimestre no debe tomarse como definitiva para el
resto del año ya que la base de comparación (enero y febrero) es muy estrecha, debe seguirse el
análisis de los próximos meses por algunas de las tendencias que empiezan a vislumbrarse.
En particular, conviene recalcar algunas de las cuestiones señaladas en el presente informe.
• La situación internacional no representa el mejor escenario para un repunte del comercio
exterior del país. El presente no es el mejor momento para lograr un crecimiento de las
exportaciones.
• A pesar de ello, dado el tiempo que se requiere para implementar un plan nacional para
promover las exportaciones y que el mismo genere resultados, es muy importante delinear y
presentar el mismo, consensuarlo con los principales actores e iniciar su ejecución. El hecho de
que el horizonte temporal del mismo exceda los tiempos de las gestiones presidenciales no
permite que una prioridad de esta naturaleza se cristalice.
• Ligado a la situación internacional, el hecho de que los grandes países exportadores no puedan
colocar su producción en el mercado mundial y haya un saldo de productos buscando nuevos
mercados, debe mantener a los organismos nacionales alertas para montar una estrategia
adecuada para nuestro país y no descuidar a los sectores productivos y exportadores.
• Dada la situación imperante en nuestro país, que implica una situación de elevado déficit de la
cuenta corriente del balance de pagos, los principales desafíos del comercio exterior argentino
deberían ser equilibrar el balance comercial y aumentar las exportaciones con valor agregado.
• Como viene sosteniendo AIERA a lo largo de su historia, los desafíos principales pendientes de
las últimas décadas pasan por lograr diversificar la matriz exportadora y lograr un aumento de
los productos con alto valor agregado para impulsar el desarrollo nacional. En este sentido,
todavía queda mucho por recorrer.

Fuente: AIERA

A causa de la reciente seca y de la ralentización del proceso de retención, la oferta ganadera es más alta que lo que puede absorber la demanda.

Los precios de equilibrio, para este nivel de oferta y demanda, se ubican un 15 por ciento por debajo del promedio histórico.

La faena, ahora ubicada en unas 250 mil toneladas mensuales de carne vacuna, es la más alta desde la liquidación del 2007-2010 a la fecha.

La demanda de consumo está afectada por la inflación, por la suba de las tarifas y por la devaluación; está más vigente que nunca vigente a esta altura del año el dicho “precios nuevos con salarios viejos”.

La demanda de exportación es el factor más dinámico, con cerca de 40 mil toneladas embarcadas en marzo. Absorbe ya el 16 por ciento de la producción total, pero el tipo de carne que se está exportando (vaca manufactura y conserva, toro, cortes de novillo de bajo valor) no es eficaz para arrastrar a todo el mercado a la suba.

Al consumo local, que está bien abastecido hoy por novillitos, vacas gordas, terneros y vaquillonas, y que representa el 84 por ciento de la demanda, no le alcanza (todavía) el eventual contagio de los mayores volúmenes exportados. Sólo una restricción importante de la oferta –que no está a la vista– podría imponer precios reales significativamente más altos que los actuales.

Pero si las lluvias persisten, podemos tener en las próximas semanas y meses episodios de subas circunstanciales de precios. Y si la devaluación del peso prosigue, es posible que en los próximos meses comience a exportarse un mayor volumen de cortes de novillo o de vaca gorda. Con este tipo de cambio en ascenso, la exportación puede empezar a tener un protagonismo que hasta ahora no ha tenido. Por el clima y por el tipo de cambio vendrán las novedades.

Los datos finales

Un balance provisional del año ganadero 2017/2018 daría una entrada al rodeo de 14,5 millones de crías (dato a confirmar) y una faena registrada de 12,75 millones de cabezas. Y una “extracción” adicional, sumando la mortandad, la faena sin registrar y el abigeato (robo de ganado) del orden de los 1,5 millones de cabezas.

Este último registro podría desagregarse de la siguiente manera: mortandad de ganado adulto –1,17 millones de cabezas–. consecuencia básicamente de las inundaciones de 2017 y faena sin registrar y abigeato (delito que está creciendo), otras 330 mil cabezas anuales.

La mortandad de ganado adulto en un año normal está calculada en un piso del dos por ciento, y la faena sin registrar, tanto la que se hace sin declarar o la que se hace después de hora en pequeños mataderos o en colgaderos provinciales, es difícil de calcular. Pero más de un acopiador de cueros vacunos de las provincias nos ha aconsejado incluir este tipo de matanza, por su magnitud, en un balance ganadero bien hecho.

Un enfoque optimista del año ganadero recién terminado podría sostener también que pese a los desastres naturales del año 2017/2018, el stock siguió creciendo. Como también siguió creciendo el destete. Faena, stock y parición en aumento, pese a la adversidad climática.

Pero no puede dejar de observarse que el crecimiento estimado del stock (300 mil cabezas), o sea de sólo 0,5 por ciento, estaría bien por debajo del incremento de la población humana, que crece a razón del 1,1/1,2 por ciento anual acumulativo.

La producción de carne vacuna per capita sigue retrocediendo.

Fuente: Agrovoz

El presidente del Ferrocarril Belgrano Cargas y Logística S.A., Ezequiel Lemos, se reunió esta semana con el titular de la Sociedad Rural de Jesús María, Luis Magliano, con el fin de analizar las posibilidades de extender un ramal del Belgrano Cargas en el norte de la provincia.

Durante el encuentro, los dirigentes analizaron los volúmenes de granos y productos finales que se moverían en el nuevo tramo Villa del Totoral/Sarmiento. En esa línea, el licenciado Juan Manuel Garzón, de IERAL/Fundación Mediterránea, presentó un informe financiado por la Unión Industrial de Córdoba sobre flujos logísticos y beneficios económicos que implicaría la construcción de 10 kilómetros de vías uniendo Villa del Totoral con la localidad de Sarmiento.


“El objetivo de la reunión fue analizar el mercado y la conveniencia económica, asociada al transporte de materias primas y productos terminados de las empresas industriales y agropecuarias de la región, por medio del ferrocarril Belgrano Cargas”, expresó Hugo Dotta del Grupo Arcor e integrante del consorcio público-privado conformado con la intención de conectar las industrias y la producción agropecuaria del norte provincial con el troncal del Belgrano Cargas.

Desde la Sociedad Rural de Jesús María dejaron en claro que aún resta que la Nación financie la investigación técnica para determinar la viabilidad del centro de transferencias, tal como lo prometió.

Fuente: Infocampo

El bife argentino continúa consolidándose en las góndolas del mundo. 

 

Según un informe de la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA), los despachos al exterior "continuaron creciendo a un ritmo muy elevado, tal como viene sucediendo desde el inicio de la primavera de 2016". 

 

 

En concreto, las exportaciones de carne vacuna equivalieron a 38.641 toneladas en marzo, marcando así un crecimiento del 48%, en tanto que en el primer trimestre superaron las 103.900 toneladas, lo que implicó unfuerte avance del 67% en relación con igual lpaso de 2017. 

 

En tanto, los ingresos por ventas al exterior de carne llegaron a casi u$s160 millones de dólares en marzo (alza del 50%). Si se considera el primer trimestre del año, los despachos generaron ingresos de divisas por u$s419 millones, valor que se ubicó 60% por encima del correspondiente a enero-marzo de 2017. 

 

Frente a estas cifras, desde CICCRA remarcaron que "los embarques de carne vacuna fueron los más elevados de los últimos nueve años". 

Además, señalaron la industria logró en el primer trimestre la octava mejor performance de los últimos 23 años para ese período, en términos de volúmenes. 

 

En cuanto a los destinos, China se mantuvo como principal destino de exportación para la industria frigorífica vacuna argentina.

El gigante asiático concentró el 47% de los embarques, mostrando un crecimiento cercano al 100% respecto al lapso enero-marzo del 2017. 

 

En segundo lugar se posicionó Israel, con operaciones por 8.200 toneladas y un crecimiento del 33%. 

 

Desde CICCRA señalaron que se observó una importante recuperación de la demanda rusa, país al que se envió un volumen cincoveces superior al registrado en el primer trimestre de 2017 (7 mil tn pp).

Fuente: IProfesional

El saldo comercial energético acumulado del primer trimestre del año se redujo en 51 millones de dólares respecto a mismo período de 2017, hasta alcanzar un rojo de 171 millones, mejora impulsada por el incremento de volúmenes y precios de productos energéticos exportados.

De acuerdo a las cifras del Ministerio de Energía el saldo comercial energético acumulado del primer trimestre pasó de un déficit de U$D 222 millones en 2017 a un déficit de U$D 171 millones en el mismo mes de 2018, lo que arrojó un saldo de U$D 51 millones menos que en el mismo periodo de 2017.

El menor déficit comercial acumulado se explicó por el hecho de que las importaciones de combustibles y lubricantes tuvieron un incremento del 47,9% (U$D 407 millones más) mientras que las exportaciones de combustibles y energía aumentaron un 73% (U$D 458 millones más) en el mismo periodo.

 
 

Los índices de valor, precio y cantidad indicaron que en marzo de 2018 se exportó un 30,7% más de combustible y energía en términos de cantidades respecto de marzo de 2017, mientras que el precio aumentó un 21% dando como resultado un aumento en el valor exportado de 58,1%.

Por otra parte, las importaciones de combustibles y lubricantes tuvieron un crecimiento en las cantidades del 10,8% en marzo de 2018 respecto a igual mes de 2017, mientras que en precios se observó un aumento del 19,3%.
Esto generó un incremento en el valor importado del 31,6% interanual, por lo que en el acumulado del trimestre las exportaciones de combustibles y energía crecieron 40,8% en cantidad y 23,1% en precio, dando como resultado un incremento del 73% en el valor exportado.

Por otra parte, las importaciones de combustibles y lubricantes se incrementaron 24,2% en cantidades y 19,1% en precios en el primer trimestre de 2018 respecto a igual periodo del año anterior, resultando en un incremento del 47,9% en el valor importado.

Finalmente, las importaciones de combustibles muestran un aumento en las compras de naftas al exterior en los últimos 12 meses acumulados a febrero de 2018 del 110,5% pasando de 240 Mm3 a 505 Mm3 en igual periodo, mientras que se compró un 1,4% más de gasoil.

En cuanto a las importaciones de gas natural de Bolivia aumentaron 6,5% interanual y 8% en el acumulado del último año móvil, mientras que las de GNL se incrementaron un 11,3% en el último año móvil, por lo cual en conjunto, la importación total de Gas (Natural y GNL) creció a un ritmo del 9,3%en los últimos doce meses.

Fuente: Télam

La Universidad Tecnológica Nacional (UTN) a través de su Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T), dio a conocer las evoluciones del Índice Nacional de Costos Logísticos y del nuevo Índice de Distribución Urbana, elaborados para la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL), correspondientes al mes de abril.

En la modalidad que incluye el Costo Logístico con Transporte, la variación fue del 1,08%; mientras que Sin Costo de Transporte fue del 0,41%. En tanto que el indicador correspondiente a los Costos de Distribución Urbana, la variante Con Acompañante arrojó una suba de 0,23%, mientras que la versión Sin Acompañante, aumentó 0,34%.

La explicación del incremento del mes se encuentra fundamentalmente en el aumento del combustible y otras pequeñas subas relacionadas al tipo de cambio (film strech, pallets o alquileres de metros cuadrados cubiertos). El aumento de los combustibles sobre el resto de los indicadores se aprecia en mayor medida al observar la diferencia existente entre el indicador Cedol Con Costo de Transporte y la más baja oscilación respecto a Cedol Sin Costos de Transporte, ya que el mismo no tiene en su cálculo el componente de combustible.

POR OTRA PARTE, EL ÍNDICE QUE EMITE LA FEDERACIÓN ARGENTINA DE ENTIDADES EMPRESARIAS DEL AUTOTRANSPORTE DE CARGA (FADEEAC), ARROJÓ UNA EVOLUCIÓN DEL 1,28% EN SUS COSTOS DEL MES DE ABRIL.

En el acumulado para los primeros cuatro meses de 2018 (enero-abril), los indicadores muestran el siguiente incremento:

CEDOL Con Costos de Transporte: 9,34%
CEDOL Sin Costos de Transporte: 6,91%
Distribución Con Acompañante: 8,84%
Distribución Sin Acompañante: 9,93%
FADEEAC: 10,07%
Estos incrementos reflejan en gran medida los aumentos del combustible, peajes y costo de patentamiento. Asimismo, la mano de obra impactó en algunos puntos debido a que se devengó la última parte del Convenio 40/89 del 2017.

El objetivo de estos indicadores es reflejar mensualmente las variaciones que sufren los costos de los operadores logísticos de todo el país. Su publicación, con los componentes completos, también se puede consultar en la web de la Cámara.

Fuente: Notitrans

La Cámara de Comercio Argentino Brasileña (Cambras) informó ayer que las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) crecieron 43,3% en el primer trimestre de 2018 mientras que las ventas de producción primaria retrocedieron 3,3%. "Crece el valor agregado de las exportaciones argentinas a Brasil", señaló

Cambras, entidad que especificó que "las exportaciones a Brasil de manufacturas de origen industrial, principalmente material de transporte terrestres, aumentaron 43,3% en el primer trimestre 2018 versus primer trimestre 2017".

Aclaró que también en el primer trimestre de 2018 "las exportaciones de productos primarios al país vecino cayeron un 3,3% comparando el mismo período", de 2017. Cambras detalló que en el período "bajo análisis, los principales socios comerciales de la Argentina (exportaciones + importaciones) continuaron siendo Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden".

La entidad reseñó que "la actividad económica argentina mostró en febrero un crecimiento interanual del 5,1% mientras que respecto de enero cayó un 0,2%"

Fuente: BAE

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875
Villa Sarmiento, Buenos Aires.
TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Alicia Moreau de Justo 1120 -

3 Piso of. 306 "A".

TE: 5411 5279-4741