omo los recursos siempre son escasos, los argentinos que salen a ofrecer al mundo sus productos y servicios deben priorizar aquellos países que ofrecen mayor potencial de comprarlos. Para ello hay que hacer análisis comparativos que contemplen el comportamiento de la demanda y la accesibilidad de los distintos mercados, y la viabilidad de satisfacer sus requerimientos desde nuestro país.

Esa selección de mercados es realizada tanto en el sector privado como en el Estado. En el gobierno nacional, la definición de mercados prioritarios ayuda a determinar con qué países se intentará negociar acuerdos comerciales que faciliten el intercambio, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores aclara que "la agenda de negociaciones es decidida a nivel Mercosur, respondiendo la misma a los intereses y objetivos del bloque".

 
Hoy las negociaciones en curso buscan cerrar tratos con países que representan el 30% del PBI global, lo que representaría un gran salto, ya que hoy "la Argentina tiene acuerdos de comercio con solo un 10% del PBI global, mientras que países comparables superan el 50%", señalan en la propia Cancillería.
 
 

La lista de acuerdos en negociación incluyen el tan mencionado y complejo diálogo con la Unión Europea (UE), además del bloque EFTA (Área de Libre Comercio Europea), Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Corea del Sur y Singapur. También se están ampliando o profundizando acuerdos con Chile, Colombia y México.

Para las empresas, estos acuerdos representarían la posibilidad de que sus productos ingresen a esos mercados con aranceles gradualmente decrecientes, hasta llegar a la desgravación total. Esto puede representar una oportunidad destacable, sobre todo en los casos en que el país que nos otorga una preferencia tenga un arancel de importación elevado, y no haya otorgado ya condiciones de acceso similares a nuestros competidores. En el menos positivo de los escenarios, si el país con el cual se está negociando ya ofrecía ingreso sin aranceles a nuestros competidores, el nuevo acuerdo permitirá competir en paridad, y dejar de hacerlo en desventaja, lo cual no es menor.

 

La Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería señala que "la priorización de mercados y negociaciones involucra a distintos actores (tanto gubernamentales como no gubernamentales) y responde a una serie de factores, como: condiciones de acceso para un determinado producto o sector -nivel de protección arancelaria y exigencias, reglamentos y certificaciones-, evolución de los mercados en términos de poder adquisitivo, características de la demanda y de los consumidores, detección y generación -por parte de nuestras representaciones- de nuevas oportunidades de negocios, existencia de complementariedad comercial, la performance exportadora argentina, la oferta exportable actual y la potencial que el gobierno nacional impulsa con los sectores productivos (tanto nacional como de las economías regionales), el nivel de competitividad en términos de producto/mercado y los intereses del sector privado exportador".

 

Un capítulo aparte dentro de las negociaciones internacionales son las que se relacionan con los requisitos sanitarios, claves para que los alimentos argentinos puedan ingresar a otro país. En este terreno actúa el Ministerio de Agroindustria de la Nación, a través de la Secretaría de Mercados Agroindustriales y el Senasa, para buscar que el potencial país importador reconozca oficialmente que la Argentina cumple con todas las exigencias en materia de sanidad animal, vegetal e inocuidad alimentaria. "En esta gestión, hemos abierto mercados, recuperado el acceso o mejorado las condiciones de ingreso de nuestros productos en más de 40 países, beneficiando a más de 100 productos", dice Marisa Bircher, titular de dicha Secretaría.

 

En 2025, el 60% de la clase media global se ubicará en las regiones Asia Pacífico, India, China e Indonesia

 

 

Por otro lado, en los tres niveles del Estado (nacional, provincial y municipal) los organismos dedicados a promoción comercial plasman la selección de mercados en su agenda de actividades y en la distribución de los recursos. La Agencia Argentina de Inversión y Comercio Internacional (Aaici) actualmente abarca 55 países con sus esfuerzos de promoción; para ponerlo en contexto, la Organización Mundial de Comercio (OMC) está integrada por 164 países.

"El análisis del escenario de oportunidades se realiza en forma anual a partir de la identificación de mercados en conjunto con el sector privado y del trabajo de inteligencia comercial que realizan nuestras embajadas y consulados en el exterior", explica Alejandro Wagner, director de comercio internacional de la Aaici. "Todo esto apoyado en un modelo cuantitativo que permite identificar países que sobresalen por su atractivo para las exportaciones argentinas, teniendo en cuenta indicadores de demanda y de acceso".

Ese análisis proporciona un ranking de los mercados que ofrecen mayores oportunidades para Argentina, encabezado por países muy predecibles, como Brasil, China y Estados Unidos, que ya son hoy los tres principales destinos de las exportaciones argentinas, y según la Agencia, también los tres destinos con mayor potencial de crecimiento para nuestras ventas.

"Brasil es el destino natural para las exportaciones industriales argentinas", dice Pablo Besmedrisnik, director del portal de indicadores económicos Invenomica; "por tamaño de mercado, cercanía geográfica y compatibilidades culturales, alrededor de un tercio de las manufacturas de origen industrial se dirigen a Brasil".

"Los indicadores de consumo del mercado brasileño están mostrando algunos signos de vitalidad, y en la medida en que se consoliden y se logre contener el ruido político, podrían empujar las ventas externas argentinas", agrega el economista.

Pero luego encontramos varias sorpresas, porque el top ten de la Agencia se completa con destinos poco explorados como Vietnam, Indonesia, la India, Argelia y Egipto.

En coincidencia, Marisa Bircher explica que "en 2025 el 60% de la clase media global se ubicará en Asia Pacifico-India, China e Indonesia; asimismo, se destaca el rol de África a partir del crecimiento de su población, en una mayor demanda de alimentos que no pueden satisfacerse por carencias estructurales y tecnológicas".

En el Ministerio de Agroindustria se consideran también como destinos estratégicos para las exportaciones del sector a Rusia, México, Brasil y Colombia, además de tener un alto interés en mercados africanos como Nigeria, Argelia y Egipto, y asiáticos como es el caso de Vietnam y Singapur.

 

 
Fuente: LA NACION - Crédito: Ilustración: Alejandro Álvarez

 

Por lo tanto, segmentando el globo en regiones, el sudeste asiático (SEA) y el norte de África serían los "ases en la manga" inesperados que pueden ayudar a ganar mercados en los próximos años.

Luego las prioridades se diversifican según de qué tipo de empresa, y de qué sector se trate. "Para la demanda de productos agrícolas los motores de la demanda en la próxima década serán el crecimiento de la población en los países en desarrollo, y luego el crecimiento del ingreso per cápita, lo que incide en el consumo de cada individuo", indica Marisa Bircher, lo cual lleva esencialmente al SEA.

En el caso de las manufacturas industriales, los destinos son más cercanos: "Las exportaciones de bienes de alto valor agregado van en su mayoría a América Latina", observa Fernando Pereyra, director de Wobax; "este indicador se ve muy 'afectado' por la industria automotriz", aclara.

"La región (Mercosur, en primer plano, y Latinoamérica y el Caribe, en segundo lugar) posee características particularmente atractivas para las pymes. Hay empatía cultural, afinidad idiomática y, particularmente en el Cono Sur, ventajas de costos para realizar acciones de promoción comercial. No obstante, la región, donde la Argentina goza de buena reputación en términos de calidad productiva, muestra bajos niveles de intercambio comercial", comenta Víctor Barrionuevo, de la misma firma.

Esa región precisamente muestra un panorama difícil pero con tendencia a mejorar: "Los países de América Latina en su conjunto han atravesado dos años de poco dinamismo; en 2016 se contrajeron un 0,7% y en 2017 crecieron un tenue 1,3%", señala Besmedrisnik, de Invenómica. "Sin embargo, las expectativas para 2018 indican un crecimiento cercano al 2%, incrementando potencialmente la demanda de exportaciones argentinas".

Además, puntualmente, los analistas señalan potencial de crecimiento de la participación comercial argentina en México y Chile.

"Chile y México, dos países con lazos comerciales importantes con nuestro país, son los que más apreciaron sus monedas frente al peso argentino desde diciembre de 2017 a la fecha", destaca Besmedrisnik. "Mejoraron así la competitividad vía precio de las exportaciones argentinas".

En el caso de México, además, el intercambio comercial con la Argentina se encuentra en un nivel históricamente bajo, circunstancia que también se observa con Países Bajos y Perú, advierte Miguel Oliva, socio de Conosur Consulting.

La exportación de servicios basados en el conocimiento muestra una dinámica completamente distinta. La producción argentina de software y videojuegos encuentra terreno fértil en Estados Unidos y Europa, según Agustín Kelly, director de comercio exterior porteño.

 

Las exportaciones de bienes de alto valor agregado van en su mayoría a América Latina

 

El gobierno de la ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuya economía es predominantemente de servicios, se ha especializado en este tipo de exportaciones, destacándose las tecnologías de información y el rubro audiovisual; pero este último apunta más a la región, por afinidad: "América Latina sigue siendo el destino más importante para contenidos de habla hispana, por mayor llegada a la cultura e idiosincrasia; Estados Unidos es una plataforma de lanzamiento".

"InvestBA (la nueva Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional de la ciudad de Buenos Aires) posee un observatorio económico que junto con el equipo de promoción de exportaciones evalúa una combinación de variables para que la priorización de mercados sea profesional y eficiente", explica el funcionario porteño. "Se analizan variables tales como información macroeconómica, identificación de demanda, contexto geopolítico, series históricas y futuras, estadísticas en plataformas de negocios, análisis de sectores y contexto a partir del contacto con el sector privado, ventajas competitivas, cultura, empleos del futuro, etcétera".

"La selección final de los mercados estratégicos se realiza junto con cámaras sectoriales, empresas representativas, instituciones intermedias, experiencia de empresarios en ediciones anteriores en una actividad específica, cantidad y calidad de contactos en destino", continúa Kelly. "Y todo esto en coordinación con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional".

La Secretaría de Mercados Agroindustriales, por su parte, organiza su plan de trabajo sobre la base del programa Abriendo Mercados combinando el análisis macroeconómico con el diálogo con el sector privado y el relevamiento de barreras sanitarias. "Armamos planes de trabajo en materia de exportación con las 18 cadenas seleccionadas con las que estamos trabajando", explica Bircher.

"Asimismo, se hizo el trabajo inverso: detectamos los mercados donde encontramos sectores que realizaban participaciones en ferias internacionales y misiones comerciales, pero sus productos se encontraban cerrados por barreras sanitarias o donde estaban impedidos de entrar por altos aranceles de importación", continúa la funcionaria de Agroindustria; "por ende, abordamos sus problemáticas y trabajamos en esos mercados a los cuales los sectores habían comenzado a abordar".

Una observación en la que coinciden las fuentes es que el escenario internacional está muy cambiante, ya que los gobiernos están adoptando giros muy fuertes en sus políticas de integración -con la administración Trump y el Brexit como ejemplos extremos-, lo que lleva a que los analistas de mercados deban constantemente readecuar sus estrategias.

"Es importante señalar que todo esto se da en un contexto de creciente beligerancia en el comercio internacional", dice Besmedrisnik, de Invenómica. "Los Estados, en muchos casos, se están guardando poco y procuran instrumentar medidas de fomento de las exportaciones y protectoras de su mercado."

"Desde el punto de vista estratégico", analiza Oliva, de Conosur Consulting, "hay que tener en cuenta fuertes redefiniciones en los bloques comerciales internacionales, y la cada vez mayor integración entre Asia y Europa motorizada por China, a través de iniciativas como one belt, one road (con la construcción de 81.000 km de vías de trenes de alta velocidad entre Asia y Europa), que apuntan al desarrollo de corredores económicos masivos que integren Eurasia; este proceso convive con un período proteccionista de EE.UU., que tiende a cerrar su economía".

"Estamos atravesando un contexto mundial donde las oportunidades y los cambios son dinámicos, las empresas y las políticas públicas deben analizarlos de forma ágil y continua", aconseja Kelly, director de comercio exterior de InvestBA. "La selección de mercados debe ser revisada continuamente porque podrán surgir tantas oportunidades como cambios se produzcan", finaliza.

La importancia de innovar en la búsqueda de mercados

Es común que las empresas que se proponen comenzar a exportar apunten a los países más ricos y culturalmente afines, sobre todo Estados Unidos y los de Europa occidental, con la esperanza de que un poder adquisitivo alto facilite la compra de los productos argentinos, que por nuestras condiciones macroeconómicas tienen precios relativamente elevados.

Lo cierto es que los países del llamado Primer Mundo son altamente competitivos y reciben en forma casi cotidiana un bombardeo de propuestas comerciales del resto del planeta, por lo que están acostumbrados a exigir mucho. Y esa exigencia no se agota en los atributos materiales y objetivos del producto, sino que se extiende a todo lo intangible que le agrega valor y diferenciación a la propuesta: una marca fuerte respaldada por inversión publicitaria, financiación, entrega puerta a puerta, servicio posventa, etcétera. Además, los países industrializados tienen barreras paraarancelarias, como requisitos técnicos para el ingreso de los productos, que pueden ser difíciles de sortear. Y los volúmenes que se compran pueden estar fuera del alcance de las pymes.

Los países en desarrollo, por otro lado, ofrecen una amplia gama de mercados con condiciones más adecuadas para que los nuevos exportadores den sus primeros pasos en comercio internacional. Incluso puede ocurrir, como se comprueba en muchos casos, que un exportador de un país en desarrollo esté mejor preparado, o tenga un producto más adecuado, para ingresar en otros países en desarrollo, comparado con un exportador de un país industrializado. Como señalan las fuentes en el artículo central, América Latina es el destino natural para los nuevos exportadores, pero también están esas economías emergentes ubicadas en otras latitudes, que permanecen debajo del radar de las pymes y, sin embargo, ofrecen oportunidades interesantes.

Fuente: La Nación

El Ministerio de Agroindustria publicó este martes en el Boletín Oficial la Resolución 51/2018, por la que se oficializaron los cambios que se habían anunciado a fines de marzo, relacionados en la forma de declarar las exportaciones de granos y subproductos.

Se trata, en concreto, de una serie de cambios en el sistema de registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (Djve).

La principal novedad es que, a la hora de liquidar operaciones del complejo sojero, las empresas exportadoras ya no tienen que abonar las alícuotas de retenciones vigentes al momento de informar la venta, sino según el período de embarque en que se realizará la exportación.

Esto, a raíz de que este año comenzó la baja mensual del 0,5 por ciento de los derechos de exportación, por lo que una venta que se informa hoy pero ocurrirá en realidad en 90 días, por ejemplo, terminará pagando 1,5 puntos menos de retenciones. 

Modificaciones

Según comunicó Agroindustria, “con la normativa de hoy se regresa al criterio original, de cuando se dictó la Ley 21.453, de registrar las declaraciones por período de embarque estimado por el exportador”.

Se conservará, además, la vigencia de 360 días para las Djve, tiempo dentro del cual estará comprendido dicho período de embarque. 

Se incorporan también una serie de datos a informar por el exportador sobre el comprador, para cumplir con las exigencias de la Dirección General de Aduanas, dependiente de la Administración Federal de Ingresos Públicos, sobre "precios de transferencia". 

Además, se establece un sistema distinto para las cargas a granel de las que vayan en contenedores. 

También se delega en la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, dependiente de la Secretaría de Mercados Agroindustriales, el otorgamiento de las prórrogas y los cumplidos sin sanción sobre las Declaraciones Juradas y la mencionada Subsecretaría comenzará a establecer valores FOB oficiales por mes o periodos de embarque para los productos alcanzados por la Ley 21.453, para lo cual se han firmado convenios de información con distintas Instituciones.

“El Ministerio estima que, con esta medida, se destrabarán los negocios futuros del complejo sojero, vitales para la generación de divisas para el país, cuyas ventas estaban muy retrasadas y, a la vez, mejorará el poder de compra futuro del exportador que esperan se traslade al sector productor”, evaluó Agroindustria.

Fuente: Agrovoz

Serán 120.000 toneladas de soja proveniente de Estado Unidos, con el objetivo de mejorar la calidad general y el abastecimiento para las aceiteras.

Argentina importará 120.000 toneladas de soja desde Estados Unidos para poder asegurarse la calidad y el abastecimiento para las aceiteras en el marco de la sequía que afecta a la producción nacional, que alcanzaría las 40 millones de toneladas este año, 7 millones menos de lo proyectado, según publicó un cable de Télam.

Según confirmó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), Argentina importará desde ese país 120.000 toneladas, que llegarían a los puertos argentinos del Gran Rosario cerca de octubre.

 

“Hoy hay problemas con la producción argentina por la sequía y en ese marco es lógico que las grandes plantas de molienda, que tienen que seguir su ciclo continuo, tomen recaudos para mantener el flujo de la producción a lo largo del año”.Fuentes del sector aceitero explicaron a Télam que no se trata de la primera vez que se importa soja desde Estados Unidos y que “la entrega está pensada para octubre y noviembre, cuando la cosecha de soja argentina ya se extinguió”.

Justamente, hoy el USDA recortó la estimación de la cosecha de soja de Argentina de 47 millones de toneladas a 40, lo que implica que la temporada 2018 sería la peor de los últimos 10 años.

Fuente: Infocampo

A través de la resolución 51/18 se pone en funcionamiento el sistema de liquidación de operaciones del complejo sojero abonando las alícuotas futuras de los derechos según el periodo de embarque.

A través de la Resolución 51/2018 el Ministerio de Agroindustria oficializó una serie de cambios en el sistema de registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE). Con la nueva disposición se pone en funcionamiento el sistema de liquidación de operaciones del complejo sojero abonando las alícuotas futuras de los derechos según el periodo de embarque en que se realizará la exportación.

Con la normativa de hoy se regresa al criterio original, de cuando se dictó la Ley 21.453, de registrar las declaraciones por período de embarque estimado por el exportador.

 

Se establece un sistema distinto para las cargas a granel de las que vayan en contenedores. Además se delega en la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, dependiente de la Secretaría de Mercados Agroindustriales, el otorgamiento de las prórrogas y los cumplidos sin sanción sobre las Declaraciones Juradas y la mencionada Subsecretaría comenzará a establecer valores FOB oficiales por mes o periodos de embarque para los productos alcanzados por la Ley 21.453, para lo cual se han firmado convenios de información con distintas Instituciones.Se conservará, además, la vigencia de 360 días para las DJVE, tiempo dentro del cual estará comprendido dicho período de embarque. Se incorporan también una serie de datos a informar por el exportador sobre el comprador, para cumplir con las exigencias de la Dirección General de Aduanas, dependiente de la Administración Federal de Ingresos Públicos sobre “precios de transferencia”.

El Ministerio estima que con esta medida se destrabarán los negocios futuros del complejo sojero, vitales para la generación de divisas para el país, cuyas ventas estaban muy retrasadas y, a la vez, mejorará el poder de compra futuro del exportador que esperan se traslade al sector productor.

Fuente: Infocampo

En tanto, el informe remarca que en febrero de 2018, las exportaciones totales alcanzaron u$s 4255 millones y las importaciones u$s 5197, registrándose un déficit en la balanza comercial de u$s 942 millones.

Y agrega que en el acumulado de los primeros dos meses del año, las exportaciones totales mostraron una suba del 10%, mientras que las importaciones avanzaron un 29%, resultado un déficit de u$s 1911 millones.

Con respecto al intercambio comercial con Brasil, señala que el 62% de las exportaciones correspondieron a manufacturas de origen industrial (MOI), donde alrededor del 52% está compuesto por vehículos automotores terrestres, seguido por productos primarios con un 20% de participación (donde las exportaciones de trigo representaron el 62%, seguido por cebada con el 14% y ajos con el 11%).

Con referencia a las importaciones provenientes de Brasil durante el período enero-febrero, el 29,5% se trató de bienes intermedios que mostró un avance del 33% (el 13% lo constituyen materias plásticas y artificiales, seguidas con un 10% por papel, cartón, y sus manufacturas y donde las chapas y planchas de fundición de hierro o acero representaron el 7%.

Asimismo, CAMBRAS sostuvo en el informe que, con un 27,5%, se ubican los vehículos automotores de pasajeros, que mostraron un crecimiento del 30% respecto a igual período del año previo.

En tercer lugar, con una participación del 19,3%, se encuentran los bienes de capital que mostraron un avance del 9% (de los cuales 37% lo constituyen vehículos automóviles terrestres, siendo el 61% vehículos para el transporte de mercancías).

• Resultados de febrero con principales socios comerciales

Los principales socios comerciales de la Argentina en febrero de este año (exportaciones + importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden. 

Las exportaciones a Brasil alcanzaron u$s 769 millones y las importaciones desde ese país u$s 1495 millones. El saldo comercial fue deficitario en u$s 726 millones. 

Las exportaciones a China alcanzaron u$s 267 millones y las importaciones u$s 1022 millones resultando un déficit comercial de u$s 755 millones.

Con respecto a Estados Unidos, las exportaciones sumaron u$s 251 millones y las importaciones desde ese país u$s 459 millones. El déficit con dicho país en febrero fue de u$s 208 millones.

Estos tres países absorbieron el 30% de las exportaciones de Argentina y abastecieron el 57% de sus importaciones.

Fuente: Ambito

La producción y exportación de vinos cabernet franc crece en la Argentina y en la actualidad la cepa se convirtió en la cuarta variedad más vendida en el segmento de vinos de alta gama después del malbec, el cabernet sauvignon y los blends.

Con presencia en todas las provincias vitivinícolas, la producción de uva de esta variedad ha aumentado con los años: en 2017 fue de 64.952 qq, cuando había sido 8.275 qq en 2000, según un informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

 

Luego del año 2000 se produjo un gran auge de plantación. Mientras que en 1990 había sólo 76 ha de esta variedad en la Argentina, en 2016 se registraban 929 ha cultivadas, 0,4% del total de vid del país.

 

El total de la uva cosechada de cabernet franc se destina a elaborar vinos, ya sea como varietal puro y en cortes con otras variedades o acompañando a otras variedades en menor proporción, porque le otorga al vino un aroma particular a la par que contribuye a suavizar los taninos.

Fuente: El liberal

 "Después de 14 años de aislamiento, llevará unos cuantos más regresar al mundo; exportar es difícil por los problemas de competitividad que se trabajan en solucionar", dijo Luis Pagani, chair del Sistema Alimentario Sostenible del Business 20 (B-20) y CEO del Grupo Arcor. La Argentina incorporó los temas vinculados con los alimentos a la agenda del G-20, ya que, por su fuerte sector agroindustrial, puede jugar un rol fundamental en el futuro. El tema fue el eje de dos jornadas de debate del B-20, la semana pasada en Córdoba.

Pagani -secundado por el número uno de Unilever para América Latina, Miguel Kozuszok- afirmó ante una consulta de LA NACION que llevará tiempo aumentar las exportaciones, y mencionó entre los problemas de competitividad el de la logística. "Es más caro hacer 1000 kilómetros en la Argentina que ir desde un puerto de acá a Asia", afirmó. En esa línea, confió que se irán resolviendo los inconvenientes de infraestructura a través, por ejemplo, del sistema de Participación Público-Privada (PPP) para obras de autopistas y rutas y para el Plan Belgrano, con los trenes en el norte. "Además hay que ir negociando con los bloques económicos, porque el proceso de globalización es imparable. Hay que moverse con inteligencia porque nadie regala mercados".
Kozuszok afirmó que la cadena de producción de alimentos local está preparada "desde lo tecnológico y desde la innovación" para exportar. "Sabemos lo que el mundo necesita, y eso también es importante". El empresario enfatizó que hacia adelante hay debates que dar por las barreras paraarancelarias que traban los ingresos de productos extranjeros a los mercados; en ese contexto apuntó a los 40 etiquetados nacionales que existen. "Ese es el otro tema por resolver, pero todo no se arregla de hoy para mañana; hay que comenzar para poder llegar a la meta".
Los empresarios coincidieron en que el sector alimentario vive una "revolución disruptiva", que tiene en el centro de la escena a un consumidor cada vez más exigente que, de alguna manera, le marca a la industria por dónde ir. "El consumidor escribe la agenda; ganó el control", definió Kozuszok.
Durante las reuniones del B-20 se subrayó la necesidad de avanzar en una "inserción más inteligente en el mundo", teniendo en cuenta que la Argentina es uno de los 11 países en el mundo que son superavitarios en la producción de alimentos. "Están dadas todas las condiciones competitivas, desde la producción de insumos hasta el agregado de valor, para ganar espacio en el negocio internacional de los alimentos y para aportar ideas para solucionar la pobreza en el mundo", señaló Pagani.
Por su parte, Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), presidente de la Copal (la cámara que agrupa a las principales empresas alimentarias del país) y chair del B-20, reiteró que están dadas las condiciones para producir, pero que hay que "disminuir las barreras paraarancelarias".

Guerra comercial
En las dos jornadas del foro del B-20, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y la posibilidad de que se expanda estuvo muy presente. El vicecanciller Pedro Villagra Delgado, sherpa del G-20 en la Argentina, afirmó que "hay que orientar la crisis"; que se abrió el debate sobre "si el libre comercio está bien o está mal", y recordó que la Argentina "probó los dos modelos, el de apertura y el de cierre, y en ninguno nos fue bien".
El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, planteó a LA NACION que el "temor" es a que "se abra una grieta" en el libre comercio, y advirtió que cualquier oportunidad para la Argentina que abran las restricciones cruzadas que se imponen China y Estados Unidos es "coyuntural". Como ejemplo apuntó el caso del poroto negro de soja: "Por los problemas y el impacto que está generando la sequía, es más probable que incluso esa chance la pueda aprovechar mejor Brasil".
Manuel Tagle, miembro del Grupo de los 6 de Córdoba, reclamó a los países desarrollados que "no se cansen de estar bien", y les advirtió que "no cometan el grueso error" de la Argentina de ir hacia "el nacionalismo y el populismo, que nos llevaron a un estruendo fracaso".
El flamante secretario de Industria, Fernando Grasso, subrayó que el Gobierno acompaña a los privados, primero, con "una apertura al mundo para que por vinculación y por contactos se avance en innovación e incorporación de tecnología; también buscamos generar un entorno estable para hacer negocios y ejecutar la infraestructura que se requiere para ganar productividad y competitividad".
Funes de Rioja ratificó que la posición del país es por un "multilateralismo con reglas claras", y que el país confía en la Organización Mundial de Comercio (OMC) para resolver los conflictos comerciales.

Fuente: La Nación

La producción de autos creció un 25,2 por ciento en marzo con respecto al mismo mes de 2017 gracias a 49.655 unidades. Fueron 9.980 más que en el tercer mes del año pasado, cuando se fabricaron 39.675 vehículos. Los datos fueron brindados por la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

De esta manera, el acumulado anual llegó a 110.598 unidades. La suba es del 20 por ciento en base a los vehículos producidos entre enero y febrero del año pasado (92.154).

"La recuperación de la producción, luego de tres años, responde a la mejora de la demanda interna, a la recuperación de Brasil y al lugar que fueron ganando los mercados extra-zona en nuestras exportaciones", dijo el titular de Adefa, Luis Fernando Peláez Gamboa.

La exportación, también según Adefa, subió un 58,2 por ciento en marzofrente al mismo mes de 2017. El mes pasado se enviaron al exterior 27.702 vehículos argentinos, 10.194 más que en el anterior marzo. El acumulado anual alcanzó 57.348 ejemplares, 17.155 más (+42,7%) que en el primer trimestre del año pasado.

"La participación de las exportaciones viene mejorando en relación a la producción. Los envíos en el acumulado del primer trimestre representaron un 51,9 por ciento de la producción del mismo período", comentó Peláez Gamboa. "Tanto producción como exportaciones crecen porcentualmente por encima de las ventas, ratificando el perfil exportador de nuestra industria", celebró el ejecutivo.

Las ventas internas (de fábricas a concesionarios) también crecen con solidez. En este caso, la suba fue del 15,4 por ciento en marzo (79.562 frente a 68.947 autos) y el acumulado anual llega a 217.747 unidades, un 16,4 por ciento más que en el primer trimestre de 2017.

Fuente: TN

El Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas (APHIS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos constató en Tucumán y Salta el cumplimiento del plan de trabajo operativo acordado para el inicio de las exportaciones de limón argentino hacia Estados Unidos.

 

 

 

La ventana de cosecha y exportación de limones corre desde el primero de abril hasta el 31 de marzo. El plan de trabajo operativo acordado por APHIS y SENASA contiene las medidas fitosanitarias que se deben cumplir para la exportación de limones del nordeste argentino al mercado norteamericano. Dentro de los requisitos acordados se encuentra la escala de colores que deben tener los limones, contar con una red de trampeo para prevenir la mosca de los frutos y hacer muestreos periódicamente del campo y de los empaques.

Ocho empaques en la provincia de Tucumán y dos en la provincia de Salta terminaron o están por culminar con las medidas de resguardo exigidas para la exportación de limones al país norteamericano. Desde el sector esperan comenzar a enviar los primeros contenedores a mediados de abril.

Fuente: Chacra

Directivos de la empresa Expeller.com.ar fueron recibidos ayer por el Secretario de Alimentos y Bioeconomía de la Nación Andrés Murchison, Miguel Almada Director de Bioenergía y Joaquín Losada Técnico en Secretaría de Alimentos y Bioeconomía, en el Ministerio de Agroindustria, donde presentaron el proyecto de gestión de exportación de Expelller de Soja, cuyo objetivo es facilitar a las industrias pyme de extrusado y prensado de soja, la exportación de expeller de soja despachado en forma directa desde sus propias plantas al mundo.

La propuesta apunta a fortalecer a las industrias pyme de extrusado de soja del interior del país, un sector que emplea a más de 4000 personas en forma directa, en más de 400 industrias pyme de agregado de valor en origen, distribuidas en más de 400 localidades del interior de Argentina.

Con la propuesta de Expeller.com.ar  el sector espera desarrollar toda su capacidad instalada y acceder al mercado internacional para posicionar un producto de alta calidad, como el expeller de soja, aportando una mejora en la estructura financiera del negocio de las pymes extrusoras de soja, colaborando en transparentar aún más el mercado, sumando trazabilidad.

El proyecto fue presentado y recibido con agrado, recientemente también en CAPEBA y CABIOCOR, cámaras que nuclean a las industrias pyme de extrusado y prensado de soja de las provincias de Buenos Aires y Córdobarespectivamente.

El expeller de soja es un producto natural, libre de hexáno, de alta digestibiliad y palatibilidad, empleado en nutrición avícola, porcina, ganado vacuno y peces, muy demandado entre otros, por mercados como Chile y el Sudeste Asiático, a granel y en contenedores.

Fuente: Biodiesel

Gran Bs. As.

Francisco Madero 875
Villa Sarmiento, Buenos Aires.
TE: 5411 5430-2390.

Capital Federal

Alicia Moreau de Justo 1120 -

3 Piso of. 306 "A".

TE: 5411 5279-4741